ALIMENTACIÓN: NOCIONES BÁSICAS

ALIMENTACIÓN: NOCIONES BÁSICAS

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Con este post introductorio comienzo la sección de ALIMENTACIÓN. Quizás este será más teórico y formal, pero necesitamos asentar las bases para que más adelante podamos hablar de los alimentos, sus nutrientes y sus beneficios de manera más eficaz y práctica.
 
En esta sección pretendo transmitiros el concepto: ALIMENTARSE PARA NUTRIRSE. Porque no es lo mismo. Alimentarse es, simplemente, ingerir alimentos con el fin de saciarnos y aprovecharlos. Por otro lado, el concepto de nutrición se refiere al aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos con el fin de obtener energía, conservar y crear estructuras de nuestro cuerpo, etc. Por tanto, el concepto que quiero transmitiros se refiere a que debemos alimentarnos siendo conscientes de los nutrientes de los alimentos para así jugar a favor de nuestra salud. Ya que, amigos, no es lo mismo comer 100 gramos de brócoli que 100 gramos de helado, ni tampoco 100 gramos de merluza que 100 gramos de salmón.
 
Debemos ser conscientes que no somos máquinas, no nos alimentamos solo para saciar esa hambre de las 3 h del mediodía, ni aquel antojo después de pasar por delante de una pastelería. Todos aquellos alimentos que injiramos, generarán una respuesta en nuestro organismo. Primero, claro está, sentiremos placer, satisfacción, disfrutaremos más o menos con cada bocado; pero una vez nos hayamos alimentado, entrará en juego la nutrición y digestión de esos alimentos y será nuestro cuerpo, y no nuestra mente, quien se beneficiará o perjudicará con ellos.
 
En esta entrada vamos a tratar nociones básicas sobre la alimentación y la nutrición, y más adelante nos iremos adentrando en los grandes secretos que se esconden.
 
¿De qué se nutre el cuerpo?, ¿a qué me refiero cuando digo que el cuerpo aprovecha los nutrientes para obtener energía, crear estructuras, etc.? Para entender este concepto, debemos saber que un alimento está formado por, como mínimo, un nutriente y que éste es un material que necesitan las células del cuerpo para producir energía y realizar procesos en las funciones de crecimiento, reparación y reproducción, metabolismo, etc. Existen muchísimos nutrientes y se agrupan en dos grandes familias:
 
a) Macronutrientes. Son aquellos nutrientes que nuestro cuerpo necesita en grandes cantidades para poder funcionar bien.
b) Micronutrientes. Son aquellos nutrientes que nuestro cuerpo necesita en menor cantidad, pero son igual de importantes que los macronutrientes.
 
Como veis, las dos familias se diferencian solamente en las cantidades que necesita el cuerpo, y esto es así porque los macronutrientes participan en distintas funciones de nuestro cuerpo y aportan energía, la cual se mide en calorías, mientras que los micronutrientes no aportan prácticamente nada de energía, simplemente tienen como función participar en procesos metabólicos del cuerpo.
 

Macronutrientes

 
1. Carbohidratos. Son la principal fuente de energía para nuestro organismo y además se pueden almacenar como sustancias de reserva, en forma de glucógeno. Cuando comemos alimentos ricos en carbohidratos, como por ejemplo el arroz o la pasta, el sistema digestivo convierte estos carbohidratos en glucosa y ésta es usada a su vez como energía para las células, tejidos y órganos de nuestro cuerpo. Finalmente, aquella glucosa que no ha sido usada se guarda en el hígado en forma de glucógeno y en los músculos para ser usada más adelante.
 
2. Proteínas. El cuerpo las usa para reparar tejidos y órganos y, además, pueden ser usadas como fuente de energía. Las podemos obtener de la carne, de frutos secos, de legumbres, de productos lácteos, etc. A diferencia de los carbohidratos, las proteínas no se almacenan en el cuerpo, por tanto son un nutriente indispensable en nuestra dieta diaria.
 
3. Grasas. Aportan más energía que los carbohidratos, protegen a los órganos contra los golpes, ayudan al cuerpo a absorber otros nutrientes, juegan un papel clave en la lucha contra el colesterol, son esenciales para la formación de hormonas, etc. Las grasas también se almacenan, y lo hacen en el tejido adiposo, y se queman cuando el cuerpo se ha quedado sin la energía de los carbohidratos. Las podemos obtener, por ejemplo, del aguacate, del aceite de oliva, etc.
 

Micronutrientes

 
Son muy importantes para el buen funcionamiento del cuerpo y permiten la mayoría de las reacciones químicas que ocurren en él. Las dos grandes familias son:
 
1. Vitaminas. Son básicas para el crecimiento, el desarrollo y para la regulación de las funciones de todas nuestras células y son esenciales para mantener la salud del cuerpo. Son por ejemplo las vitaminas A, B, E, etc.
 
2. Minerales. Tales como el calcio, el magnesio, el hierro, el zinc, etc., esenciales para muchos de los procesos de nuestro cuerpo.
 
Es muy importante tener presente que, por muchos porcentajes y recomendaciones de ingesta de nutrientes que veamos, cada cuerpo es un mundo, y requiere de unas cantidades distintas. Siempre dependerá de la edad, del sexo, de la salud, del nivel de actividad física, etc. Pero, lo más importante, dependerá también de cómo nos sintamos nosotros, como respondemos a cada nutriente; si tenemos tolerancia a ellos, etc., un sinfín de cosas que debemos conocer y aprender de nosotros mismos y de las que iremos hablando poco a poco. Porque ésta es la idea, conocerse a uno mismo y saber lo que tu cuerpo necesita.
 
Para finalizar este post, os daré un ejemplo de un alimento, sin entrar en detalles, y lo dividiremos en nutrientes, para que veáis la gran cantidad de cosas que nos pueden aportar los alimentos si los conocemos y usamos bien. En este caso escogeré uno de mis básicos: LA AVENA. Obtenemos:
 
– Macronutrientes:
o Hidratos de carbono: complejos y fibra.
o Proteínas.
o Grasas insaturadas.
 
– Micronutrientes:
o Vitaminas: del grupo B y Vitamina E.
o Minerales: Rica en hierro, fósforo, calcio, zinc, yodo, potasio y sílice.
 
Y bien amigos, esto solo es el principio……..

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Diana Alarcon Aris

Diana Alarcon ArisSoy Diana Alarcón Arís, tengo 25 años. Graduada en Biotecnología, máster en Neurociencias y actualmente realizo un doctorado de biomedicina, concretamente en el campo del Parkinson. Desde muy pequeña, el cuerpo humano es algo que me apasiona y, consecuentemente, la nutrición y el deporte, ya que son dos grandes pilares para el cuerpo y la salud. Amo transmitir mis conocimientos y ayudar, y mi finalidad siempre es que aprendamos a entender nuestro cuerpo y a escucharlo y tratarlo como es, una bomba de vida que hay que cuidar y respetar.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Diana Alarcon Aris