Andalucía prohíbe vender bollería industrial en los colegios

Andalucía prohíbe vender bollería industrial en los colegios

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Andalucía pionera en la lucha contra la obesidad en España.

 

Andalucía ha aprobado la “Ley para la Promoción de una Vida Saludable” en la cual se regula la venta de bollería industrial y de refrescos azucarados en los centros escolares.

 

La ley se presentó a principios de 2016, pero ha tardado más de dos años en ponerse en vigor debido a la fuerte presión del sector de la hostelería y las empresas encargadas de fabricar y distribuir estos tipos de productos.

 

Esta ley pretende, en un futuro, prohibir completamente la venta de estos productos en los centros escolares para reducir así la obesidad infantil. Sin embargo, las medidas adoptadas actualmente son menores y la intención es ir regulando su venta paulatinamente.

 

¿Qué regula dicha ley?

 

De las regulaciones que han entrado en vigor, hay que destacar:

 

  • Se obliga a los colegios de educación infantil y primaria a retirar las máquinas expendedoras automáticas que facilitan la venta de estos productos.

  •  

  • En institutos de secundaria y bachillerato, se permite la utilización de este tipo de máquinas, siempre y cuando no contenga productos con más de 200 kcal o que en su composición presenten un alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal o azúcares.

  •  

  • No se permite la venta de productos con más de 200 kcal o que en su composición presenten un alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal o azúcares, en las cantinas y los comedores de los centros escolares.

  •  

  • Las máquinas expendedoras de los centros de secundaria y bachillerato deberán mostrar, en un lugar claro y visible, la cantidad de calorías por porción que contiene los productos que se venden.

  •  

  • Se obliga a las empresas encargadas de las máquinas expendedoras a ubicar una fuente de agua natural potable a menos de 2 metros de distancia de la máquina expendedora.

  •  

  • Se prohibe la venta de productos con cafeína en todos los centros educativos.

 

Además, esta ley también regula la venta de este tipo de productos en centros hospitalarios donde se obliga a instalar una fuente de agua natural justo al lado de las máquinas expendedoras o introducir en dichas máquinas botellas envasadas de agua.
 

¿Qué pasa si no se cumplen las medidas?

 

Para evitar que los centros educativos y los hospitales se salten dichas leyes, se aplican sanciones que van desde los 3.000 euros hasta 250.000 euros en función de la gravedad de la infracción.

 
 

¿Por qué se aplica esta ley?

 
Captura

Con estas medidas se pretende reducir la obesidad infantil y por consiguiente reducir la obesidad en general.

 

La obesidad es considerada la pandemia del siglo XXI en los países desarrollados. En el caso de españa, hay más de 7,4 millones de personas que padecen esta enfermedad metabólica, lo que corresponde a un 23,7% población adulta. Aún más alarmantes son los datos de sobrepeso, ya que corresponde a un 53% de la población adulta más del doble que hace 20 años y con valores subiendo año tras año.

 

Información:
Se considera sobrepeso cuando la persona presenta un IMC (índice de masa corporal) entre 25 y 29,99. Se considera obesidad cuando la persona presenta un IMC superior a 30. Para calcular el IMC se divide el peso en kg (masa) entre la estatura al cuadrado en metros. Una persona de 80 kg que mida 1,70 metros presenta un IMC de 27,68, considerado sobrepeso.
 

Cada año mueren más de 3 millones de personas a causa de la obesidad y de las enfermedades metabólicas derivadas de la misma.

 
 

¿En qué afecta la obesidad infantil?

 
Captura

Cuando la obesidad aparece en etapas de crecimiento, aumenta de forma considerable la probabilidad de seguir siendo obeso en la edad adulta.

 

Esto es así, ya que en etapa de crecimiento las células del tejido graso (células adiposas), encargadas de almacenar la grasa, tienen más posibilidades de padecer una hiperplasia cuando se les suministra un exceso de calorías. La hiperplasia es la multiplicación de las células adiposas, por lo que aumenta el número de las mismas. Estas nuevas células adiposas, nos acompañarán a lo largo de la vida y el cuerpo tendrá más facilidad para almacenar la grasa.

 

En cambio, en etapa adulta, es más difícil que aparezca esta hiperplasia debido a que las células van perdiendo esta capacidad. Cuando excedemos las calorías, estas células padecen una hipertrofia donde aumentan su volumen para poder almacenar más grasa, pero el número de células sigue siendo el mismo.

 
sad

La obesidad infantil, además de aumentar la posibilidad de seguir siendo obeso en un futuro, conlleva una mayor incidencia de enfermedades metabólicas como la diabetes, la hipertensión arterial y el hígado graso. También está vinculado a trastornos del aparato locomotor e incluso cáncer.

 

Un nuevo estudio publicado en el Journal of Pediatrics muestra que una mayor circunferencia de la cintura a los 3 años aumenta la probabilidad de que a los 8 años los niños tengan marcadores de enfermedad hepática grasa no alcohólica.

 

Además de un fuerte impacto para la salud de las personas, también conlleva un gran gasto económico sanitario suponiendo entre el 2 y 3% del gasto sanitario solo por detrás del tabaquismo y la violencia por guerras.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López

Escríbe Un Comentario

Doce − siete =