Aprende más sobre el SISTEMA MUSCULAR – Parte 1

Aprende más sobre el SISTEMA MUSCULAR – Parte 1

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Hoy vamos a tratar el sistema muscular. Este sistema es muy importante. Los músculos no son solo aquéllos que aparecen cuando aprietas el bíceps, sino que están por todas partes y ejercen muchas más funciones de las que solemos pensar. Quiero transmitiros que mantener un sistema muscular sano, activo y fuerte va mucho más allá de la estética, ya que es necesario para que nuestro cuerpo funcione correctamente.
 

Este sistema:

 
– Permite que el esqueleto se mueva y a la vez que se mantenga rígido y tengamos una postura correcta.
– Favorece el buen funcionamiento de los órganos internos, protegiéndolos y el asegura el correcto desplazamiento de la sangre.
– Nos permite ser expresivos, ¿Qué seríamos sin nuestras muecas ni gestos?
– Su contracción genera calor.
Moldea nuestro cuerpo. Y ésta es una parte muy interesante ya que uno de los beneficios de hacer deporte, a parte de la salud, es la estética. Y si queremos un cuerpo con formas bonitas la única manera de conseguirlo es desarrollando el sistema muscular de forma adecuada.
 
A pesar de su gran importancia, el sistema muscular no sería nada sin el sistema nervioso, ya que es el encargado de controlar la mayor parte de músculos, y digo la mayor parte porque hay algunos que actúan de forma independiente, como veréis más adelante.
 
Para empezar, ¿Qué es un músculo? Todos sabemos dónde están y más o menos que funciones ejercen, pero realmente, ¿qué son? Un músculo es un órgano formado por muchas fibras que se contraen, las famosas fibras musculares.
Como os he dicho, la característica principal de los músculos es que se contraen, y esta acción se llama movimiento isotónico. Este movimiento es el responsable, sobre todo, del movimiento de nuestro cuerpo y del equilibro postural. Ejemplos de grandes músculos son el glúteo y los cuádriceps, pero otros más pequeños pero igual de importantes son, por ejemplo, la lengua y los párpados. Todos importantes y tenemos, nada más y nada menos, ¡que unos 650!
 
Cuando pensamos en el músculo, a todos nos viene a la cabeza la típica imagen del músculo de color rojo y con apariencia rallada, ¿a qué si?, pero no todos los músculos son iguales. Sin entrar en detalle.
 

Los músculos se dividen en:

 
a) Músculo esquelético: Es el que siempre os viene a la cabeza, aquellos músculos con aspecto estriado. Lo encontramos recubriendo el esqueleto, en la boca, etc.
 
b) Músculo liso: Es un tipo de músculo que se conoce como visceral y no ofrece esas estrías del músculo esquelético. Lo encontramos en la piel, los órganos internos, los vasos sanguíneos, etc.
 
c) Músculo cardíaco: Es un tipo de músculo esquelético que está solamente en el corazón, y se encarga de bombear sangre por todo nuestro cuerpo.
 
Además, los músculos pueden estar controlados por nosotros mismos o por el sistema nervioso central:
 
Músculos voluntarios: Los controlamos nosotros, por ejemplo, los de la mano cuando cogemos una botella de agua.
 
Músculos involuntarios: Los controla el sistema nervioso central y no nosotros, como los músculos del estómago.
 
Músculos autónomos: Los que recubren el corazón, se contraen de forma automática, no se pueden controlar, y lo hacen unas 100.000 veces al día. Además, esta contracción varía si estás en reposo o activo, siendo el sistema nervioso el que lo regula.
 
Músculos mixtos: Están controlados tanto por nosotros como por el sistema nervioso central. Por ejemplo los párpados, tú puedes abrirlos y cerrarlos cuando quieras, pero sin pensarlo el sistema nervioso central les da la orden infinitas veces al día.
 
En la siguiente parte de esta sección sobre el sistema muscular encontraremos información sobre la importancia de realizar un buen entrenamiento, una buena alimentación y de descansar correctamente para este sistema, así que ¡no os la perdáis!
 
 

!Si te gustó, comparte!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Diana Alarcon Aris

Diana Alarcon ArisSoy Diana Alarcón Arís, tengo 25 años. Graduada en Biotecnología, máster en Neurociencias y actualmente realizo un doctorado de biomedicina, concretamente en el campo del Parkinson. Desde muy pequeña, el cuerpo humano es algo que me apasiona y, consecuentemente, la nutrición y el deporte, ya que son dos grandes pilares para el cuerpo y la salud. Amo transmitir mis conocimientos y ayudar, y mi finalidad siempre es que aprendamos a entender nuestro cuerpo y a escucharlo y tratarlo como es, una bomba de vida que hay que cuidar y respetar.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Diana Alarcon Aris