Calorías vacías, ¿Qué son, dónde se encuentran y cómo nos afectan?

Calorías vacías, ¿Qué son, dónde se encuentran y cómo nos afectan?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Un consumo excesivo de calorías vacías, está directamente vinculado con una mayor posibilidad de padecer obesidad y otras enfermedades cardiovasculares como niveles de colesterol y triglicéridos altos o niveles de azúcares elevados. Según las principales organizaciones de salud pública, su consumo se debería evitar debido a los efectos que estas tienen sobre nuestro organismo.
 
En este artículo, veremos qué son las calorías vacías, analizando en qué alimentos se encuentran y en qué forma lo hacen. También valoraremos qué impacto tiene el consumo de estas para nuestra salud y el impacto sobre la población en general.

 
 

¿Qué son las calorías vacías?

 

Las calorías vacías es un término muy utilizado en la nutrición que hace referencia a las calorías procedentes de los carbohidratos simples y del alcohol, en determinados alimentos que únicamente aportan este nutriente. Es decir, es una expresión que se usa para definir aquellos alimentos que contienen una gran cantidad de energía, pero aportan no aportan ningún nutriente extra.

 
 

¿Dónde se encuentran?

 

Las calorías vacías se encuentran principalmente en:

 

Alcohol:

 
Captura

Una bebida alcohólica, especialmente si es destilada, como su nombre indica, contiene alcohol un tipo de “nutriente” que aporta 7 kcal por cada gramo consumido, sin aportar ningún otro nutriente de calidad.

 

Algunas bebidas alcohólicas como la cerveza o el vino, sí que tienen algunos nutrientes extras como vitaminas o polifenoles procedentes de la materia prima a partir de los cuales ha sido obtenido. No obstante, la comunidad científica sigue considerando a estas bebidas como calorías vacías ya que el aporte calórico excesivo que contienen, no compensa a las bajas dosis de vitaminas, minerales u otros fitonutrientes.

 

Sacarosa:

 
2

La sacarosa, o comúnmente conocido como azúcar, es otro de los nutrientes que cuando está en exceso en alimentos con bajo valor nutricional, es considerado como calorías vacías. Este suele estar presente en:

 
Refrescos:
 

Los refrescos son otro claro ejemplo de alimento con calorías vacías debido a la sacarosa que contienen. Las cantidades de azúcar varían en función de cada refresco, pero estas suelen superar los 25 gramos de azúcar por cada lata de 330 ml. Esto conlleva una aportación aproximada de 100 calorías vacías sin la presencia de ningún otro nutriente de calidad.

 

Los refrescos, son considerados como uno de los principales causantes de obesidad en el mundo. Al ser unas bebidas de bajo precio con un sabor adictivo, son muy frecuente en la alimentación de una gran parte de la población utilizándolas como substituto del agua durante las comidas o acompañando el snack entre horas.

 
Azúcar de mesa:
 

El azúcar de mesa es 100% sacarosa, por lo que no aporta ningún otro nutriente más allá de este carbohidrato. Es muy frecuente su uso en los cafés o postres, añadiendo calorías innecesarias a su dieta. Es recomendable evitar completamente su uso, sustituyendo si hace falta, por stevia o cacao puro.

 
Bollería industrial:
 

Aunque la bollería industrial si que contiene otros nutrientes como grasas y pequeñas cantidades de proteína, debido a la alta cantidad de sacarosa, en muchos casos superior al 50%, es frecuente que también se incluyan dentro del grupo de fuentes de calorías vacías.

 
 

¿Cómo nos afectan las calorías vacías?

 
3

Como hemos comentado, un consumo excesivo de calorías vacías se asocia directamente a unos niveles más altos de grasa corporal y por tanto, a una mayor incidencia de sobrepeso u obesidad. Además, también se ha vinculado a una disminución de la producción hormonal, un desequilibro en el metabolismo de la glucosa y un mayor riesgo de padecer enfermedades circulatorias debido a los niveles de colesterol sanguíneos altos.

 
 

Población de riesgo:

 

Se ha demostrado que las franjas de edad donde se consumen más calorías vacías son entre los 4 y 12 años, y entre los 16 y 22 años. El consumo excesivo en la primera franja se asocia a una ingesta desmesurada de bollería, mientras que en la segunda franja es una combinación entre la bollería, los refrescos y el alcohol.

 

De media, un niño consume entre 200 y 400 calorías al día procedentes de la sacarosa (azúcar) distribuidas principalmente en el desayuno y la merienda.

 
 

Conclusiones:

 

Cada vez hay más niños que antes de llegar a edad adulta ya tienen sobrepeso, obesidad u otras enfermedades cadiovasculatorias / circulatorias. Este dato es especialmente alarmante si tenemos en cuenta que la primera causa de muerte mundial son las enfermedades isquémicas del corazón. Es por eso que es muy importante educar nutricionalmente a los más pequeños de la casa, y evitar, en lo medida de los posible, la ingesta de alimentos cargados de calorías vacías.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López