Comer insectos es una realidad

Comer insectos es una realidad

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

En algunas culturas como la Asiática, Africana, Australiana o en algunos países de Latinoamérica, la Entomofagia (ingesta de insectos y arácnidos o artrópodos) forma parte de la gastronomía tradicional. Aproximadamente 2 mil millones de personas consumen insectos de forma regular en todo el mundo, según el último recuento de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

 

Sin embargo en otras culturas más europeístas como es el caso de la Española, es menos común, llegando a verse como algo repugnante o incluso considerándose “tabú”.

 

Hace 10 años, para poder comer este tipo de alimentos, tenias que ir a un restaurante ambientado a alguna gastronomía dónde fueran un alimento típico, y aun así, era difícil de encontrarlos. A día de hoy, ya se pueden encontrar en algunos grandes hipermercados como “Carrefour” a un precio que está alcance de cualquiera.

 
1

En este artículo hablaremos sobre el consumo de insectos, analizando su valor nutricional, el riesgo que suponen para la salud y el impacto medioambiental que tienen los mismos.

 
 

Valor nutricional:

 

Lógicamente, el valor nutricional de cada insecto variará en función de la especie y del proceso de elaboración.

 
2

Todos ellos, se caracterizan por poseer una alta cantidad de proteínas, cercana al 40% del peso total del insecto, con un alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados (omega), fibra, vitaminas y minerales. Además, presentan substancias de alto interés nutricional para nuestro organismo como es el caso de la quitina, que potencia el sistema inmunológico.

 

Dichas proteínas presentan una alta digestibilidad, superior al 75% que, en función de la especie, puede llegar al 96%, siendo muy parecida a la digestibilidad proteica de las carnes o pescado.

 
3

Es por eso, que los insectos son considerados una excelente fuente de proteínas, ya que, de forma natural, son una de las sustancias que más porcentaje de este nutriente tienen, por encima del pollo, la ternera o el pescado. A todo esto hay que añadirle que presentan el mayor contenido en micronutrientes (vitaminas y minerales) de todas los proteínas de alto valor biológico (procedentes de los animales).

 
4
 

¿Es peligroso su consumo?

 

Actualmente los insectos más consumidos en todo el mundo son las diferentes especies de escarabajos, seguido de las orugas, abejas, avispas y hormigas. Todos ellos, junto a los saltamontes, larvas, escorpiones y grillos forman las especies de insectos considerados comestibles sin ser peligrosas para la salud. Se calcula que aproximadamente 2000 especies de insectos se pueden consumir.

 
 

¿Son saludables?

 
5

Como norma general, valorando la composición nutricional de los insectos, se trata de uno de los alimentos más completos y cargados de nutrientes. Sin embargo, en la actualidad de nuestra sociedad, los insectos que podemos encontrar, en su gran mayoría, han sido altamente procesados o conservados con procesos poco saludables.

 

Información:
La gran mayoría de productos vienen con altas cantidades de sal, incluso superando los 6 gramos por cada 100 gramos de producto o cargados de azúcares añadidos.
 

Como con cualquier otro producto, si queremos buscar algún producto elaborado a base de insectos que sea saludable, tendremos que analizar el listado de ingredientes y buscar el producto que tenga menos aditivos, añadidos y con mayor concentración de materia prima (en este caso de insectos).

 
 

La importancia de los insectos en la gastronomía:

 
6

Las principales organizaciones reguladoras del sistema alimentario, concuerdan que nos encontramos en una crisis alimentaria, donde para generar alimentos a base de proteínas animales (carne o pescado), se requiera una gran cantidad de recursos primarios como agua para alimentarlos o energía para mantener las instalaciones donde se cría. Además, se desprende una gran cantidad de productos de desecho como gases o químicos que llegan a contaminar las aguas naturales.

 

La cría y el procesamiento de insectos es entre 10 y 20 veces más eficiente que la cría de ganado y 5 veces más eficiente que la de pescado. Además, tan solo se necesita un 5% de los recursos que se necesitan para criar otros animales.

 
 

Insectos y hambre en el mundo:

 

Hace unos años atrás, una serie de estudios, confirmaron que sí cada persona del mundo, consumiera, mamíferos, aves o pescado en su día a día, agotaríamos los recursos rápidamente, haciendo imposible terminar con la hambre en el mundo a través de las industrias cárnicas.

 

Según la FAO, la cría de insectos es una buena alternativa para terminar con el hambre en el mundo, debido a los bajos costes, tanto económicos como de recursos que supone su crianza. Con ello se busca resolver la crisis alimentaria global que sufre el planeta.

 

Actualidad de los insectos en nuestra gastronomía:

 
7

Actualmente, en nuestra sociedad, los insectos generan un gran rechazo por su apariencia. Quienes se han atrevido a probarlos comentan que presentan una textura y un sabor muy diferente los unos con los otros. Esta característica permite una gran variedad gastronómica, pudiéndose utilizar a modo de frutos secos, como snack, en ensaladas o incluso extraer harina de ellos para elaborar una gran variedad de recetas.

 
Y tú… ¿te atreves a probarlos?
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López