Consejos para luchar contra los gases intestinales

Consejos para luchar contra los gases intestinales

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

El meteorismo o vulgarmente conocido como gases, es un problema / molestia muy frecuente en nuestra sociedad. Aproximadamente un 15 % de las visitas diarias que tienen los centros de atención primarios (CAPs) son directamente relacionadas con la presencia de gas en los intestinos. En este artículo vamos a explicar brevemente qué son estos gases, porqué se producen, como nos afecta y por último vamos a dar unos sencillos consejos prácticos a nivel nutricional para evitarlos o reducir su incidencia.

 
 

¿QUÉ ES EL METEORISMO Y POR QUÉ SE PRODUCE?

 

El meteorismo se define como “la distensión abdominal provocada por la producción y acumulación de una cantidad excesiva de gases en el tracto gastrointestinal, ya sea en el intestino (meteorismus intestinalis) o en el estómago”, es decir, es un aumento de los gases a nivel del intestino o el estómago que provoca una serie de molestias.

 
Captura

El meteorismo puede aparecer por una gran variedad de factores. Una de las causas más frecuentes es la fermentación de alimentos en el colon, donde las bacterias del intestino degradan el alimento (mayoritariamente fibra) y producen gas. Por lo que, personas que consuman grandes cantidades diarias de fibra, tienen más posibilidades de padecer dichos gases.

 

También pueden producirse como consecuencia de otras enfermedades tales como las intolerancias o por alteraciones de la flora bacteriana del colon. La aerofagia (tragar aire inconscientemente) es otra de las posibles causas, así como la inmovilidad intestinal, un problema muy común en personas con sobrepeso u obesidad.

 

El estreñimiento también es una causa habitual de meteorismo ya que las heces quedan retenidas a los intestinos y la flora bacteriana la sigue fermentando dando lugar a los gases.

 

Además, hay una serie de alimentos flatulentos como las legumbres o algunas hortalizas que, en función de la persona, tienen la posibilidad de aumentar considerablemente la formación de estos gases.

 

Por último, el uso de determinados medicamentos como por ejemplo antibióticos pueden dañar la correcta salud y normalidad de la flora bacteriana, aumentando así el riesgo de padecer gases.

 
 

¿ES UN PROBLEMA GRAVE?

 
Captura

En la mayoría de casos, los problemas de meteorismo no resultan ser un grave problema a nivel de salud, pero, sin embargo, sí que pueden llegar a ser muy molestos y suponer una carga para afrontar nuestro el día a día con normalidad.

 

En los casos más extremos, estos gases pueden llegar a ocasionar dolores abdominales muy fuertes que dificultan la respiración, así como vómitos o sangre en las heces.

 
 

5 CONSEJOS NUTRICIONALES PARA DISMINUIR LOS GASES

 
Captura

Analiza los alimentos que te producen gases y elimínelos de su dieta. Los alimentos más problemáticos y que, la mayoría de veces provocan dichos gases son las legumbres tales como las habas, alubias, garbanzos, lentejas, las verduras de la familia de las coles, las acelgas y espinacas, la lechuga, los cereales integrales y las bebidas gaseosas y/o alcohólicas.

 

– A la hora de comer frutas, seleccionar preferentemente aquellas que sean más maduras. Además, se aconseja quitar la piel para disminuir la aportación de fibra soluble.

 

Tomar alimentos probióticos, es decir alimentos que posean microorganismos vivos adicionados que ayuden a mejorar la salud de la flora intestinal. Algunos prebióticos que se encuentran fácilmente en el mercado son los yogures frescos, el kéfir o el chucrut.

 

Evitar tumbarse en la cama o el sofá después de comer ya que dicha posición dificulta la digestión de los nutrientes. Se recomienda andar entre 10 y 15 minutos unos 15 minutos después de comer para potenciar la circulación de sangre y conseguir una digestión más efectiva y una mejora del tránsito intestinal.

 

Masticar bien los alimentos: El proceso de digestión empieza en el momento que nosotros introducimos el alimento a la boca y empezamos a masticar. La masticación, junto con la acción de la amilasa salival empiezan a romper las largas cadenas de nutrientes por lo que una correcta masticación facilita después el trabajo de nuestro estómago. Los alimentos llegan predigeridos por lo que disminuye la carga de trabajo del mismo y se reduce la aparición de gases.

 

Si ninguno de estos consejos te ayuda a mejorar, es probable que el meteorismo sea una consecuencia de otra enfermedad, por lo que si lo queremos tratar, primero de todo deberemos erradicar con esa enfermedad. Además, a nivel farmacológico existe eficaces tratamientos para disminuir las flatulencias.

 
 
 

¡Si te gustó, comparte!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López