Échale más huevos a tu dieta

Échale más huevos a tu dieta

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

A continuación vamos a ponernos al día de las propiedades y los beneficios de uno de los alimentos más interesantes que podemos encontrar, el huevo. Y más concretamente, el huevo de gallina.

 

Hablamos de él como un alimento interesante por su alta capacidad nutritiva, ya que dentro de sus 50-60 gr de peso nos aporta una cantidad importante de proteínas de un alto valor biológico, grasas mono y poliinsaturadas, que son beneficiosas para el organismo, minerales, como el hierro, fósforo, potasio y magnesio y vitaminas del grupo B, A y D.

 
 

Entre sus beneficios más importantes podemos destacar algunos como:

 

– Gracias a su contenido en vitamina B5, ayuda a combatir el estrés y la migraña.

 

– Su aporte de vitamina B7 es adecuado para el mantenimiento saludable del cabello, las uñas y la piel.

 

– Contienen aminoácidos que ayudan a reducir la presión arterial y nos aportan una gran capacidad antioxidante.

 

– Son ricos en ácidos grasos Omega 3, que además de reducir la hipertensión, previenen la trombosis y reducen los niveles de colesterol y los triglicéridos en sangre.

 

– Reducen el riesgo de sufrir enfermedades oculares, como la degeneración ocular o las cataratas, típicas de edades avanzadas gracias a su contenido en carotenoides (luteína y zeaxantina).

 

– Tienen propiedades antianémicas, ya que nos aportan hierro y favorecen la producción de glóbulos rojos.

 

– Son una fuente rica en colina, que interviene en la regulación de las funciones cerebrales, el sistema nervioso y el sistema cardiovascular.

 

– Y por último, su aporte de vitamina D mejora el fortalecimiento óseo junto al calcio, pero también tienen efectos anticancerígenos.

 
 

Relación con el colesterol

 

Y ya que hablamos del huevo hay una creencia popular que no podemos dejar pasar, y es su relación con el colesterol. Si bien es cierto que el huevo lleva colesterol, actualmente ya se ha comprobado que el huevo no tiene ninguna correlación negativa con el colesterol. Lo que incide directamente sobre el colesterol sanguíneo es la relación de grasas saturadas sobre las insaturadas y no el colesterol que aportamos mediante la dieta.

 

Según los últimos estudios realizados se ha demostrado que el consumo de 1 huevo al día, de personas sin ninguna patología que realizan una dieta equilibrada y con una actividad física regular, no tiene ningún efecto negativo sobre el colesterol sanguíneo. La OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que su consumo semanal no debe superar los 10 huevos, incluída dentro de esta cantidad lo que aportamos mediante alimentos preparados con huevo como pastas o repostería. En este aspecto también podemos remarcar el contenido de la yema de lecitina y grasas insaturadas, que limitan la absorción del colesterol en nuestro cuerpo.

 

Otro tema importante sobre los huevos es su conservación. Deben mantenerse siempre refrigerados y su consumo no debe superar los 28 días desde la puesta. Aquellos que son extra frescos su plazo de consumo está limitado a 9 días.

 

Es conveniente que únicamente se consuman aquellos que estén con su cáscara bien limpia e intacta, ya que ésta es la encargada de impedir la entrada de gérmenes al interior. Un huevo en mal estado puede ser portador de gérmenes patógenos como salmonella, escherichia coli o estafilococos, que pueden provocarnos problemas en el tracto gastrointestinal.

 
 

¿Cómo reconozco si un huevo es fresco o no?

 

Lo podríamos hacer de tres maneras distintas:

 
– Una vez cocido y cortado verticalmente, cuanto más centrada está la yema, más fresco es.
 
– Un huevo crudo y en agua, cuanto más se hunde más fresco es.
 
– Y en tercer lugar, se considera un huevo viejo cuando al partirlo su clara es muy fluída y muy líquida y su yema está aplastada y es poco consistente.
 

Como ya sabemos podemos utilizar los huevos como ingredientes para preparar diferentes alimentos y los podemos cocinar de distintas maneras: fritos, a la plancha, en forma de tortilla, revueltos, cocidos, al horno, escalfados, en salmuerra o incluso crudos. Por eso, en función de la forma de cocción que utilizamos para preparar el huevo sus características nutricionales pueden variar ligeramente e incluso pueden perder algunas de sus propiedades.

 

Por lo tanto, teniendo en cuenta todo lo explicado anteriormente queda claro que el huevo es un alimento o ingrediente que no puede faltar en nuestra dieta, sea del color que sea (ya que no varían sus características) y la forma de ingerirlo. Pero que como cualquier producto, hay que consumirlo dentro de unas cantidades recomendables para que no resulte perjudicial.

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Jordi Gamon

Jordi GamonHola amigos, soy Jordi vuestro nutricionista que os podrá ayudar a resolver vuestras dudas y os podrá dar algunos consejos sobre alimentación y beneficios de los alimentos. Tengo 25 años y soy una persona muy vinculada al mundo de la nutrición y del deporte, dos de los aspectos que considero más importantes para poder gozar de una buena salud y una calidad de vida óptima. Recordad siempre que para llevar unos correctos hábitos alimentarios vuestra dieta debe de ser equilibrada, variada y adecuada a vuestras necesidades según vuestro ritmo de vida. Un saludo a todos y espero poder seros de gran ayuda!

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Jordi Gamon