El poder de la música

El poder de la música

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

La música forma parte de la vida de gran mayoría de las personas, estando presente en momentos de soledad, en reuniones sociales y por supuesto, en las actividades deportivas y culturales. La respuesta emocional asociada a la música, es de carácter universal y es por ello, que está presente en todas las culturas y épocas.

 

En este artículo reflexionaremos sobre la influencia de la música en nuestro día a día y el efecto que esta misma provoca en nuestro estado anímico.

 
 

¿Por qué la música puede emocionarnos?

 
1

La emoción musical es el resultado de una serie de procesos complejos en los que interviene una extensa red de estructuras neurales corticales, subcorticales y del oído interno, sin embargo, aún se conoce poco acerca de la naturaleza de estos procesos.

 

La emoción musical, viene determinada por una serie de parámetros musicales, como el tempo, el modo y el nivel de consonancia, que producen cambios en distintas áreas cerebrales. La respuesta emocional que desencadena la música, comienza de forma casi inmediata a la presentación del sonido.

 

Una vez que la información musical pasa por la memoria sensorial auditiva, cobra un significado concreto. Este significado lleva asociado una emoción, que contribuye a la respuesta emocional musical.

 

El procesamiento semántico y sintáctico musical activan áreas del lóbulo temporal y la corteza ventrolateral prefrontal, que también contribuyen a la respuesta emocional, que, a su vez, parece interaccionar con el nivel de experiencia musical previo.

 

Este complejo mecanismo, explicado de forma muy resumida, es el responsable de nuestras emociones asociadas a la música, haciendo que nuestro estado anímico pueda variar en cuestión de minutos al cambiar de una canción triste a una alegre.

 
 

No solo provoca cambios en las emociones…

 
2

La música a su vez, está asociada con cambios hormonales y se ha relacionado con la reducción de los niveles de estrés, es por ello, que es utilizada como instrumento en algunas terapias, dado su efecto positivo en el estado de ánimo.

 

La musicoterapia es una práctica clínica y social, cada vez más utilizada, que busca mediante la música promover la comunicación, las relaciones sociales, el aprendizaje, el movimiento, la expresión o la organización de personas que presentan dificultades en alguno de estos campos.

 
 

¡A bailar!

 
3

Como todos sabemos, tenemos tendencia a la acción como respuesta inmediata a la música, lo que nos induce a mover la cabeza, los pies, a dar palmas… cuando escuchamos una melodía que nos activa. Estas respuestas se producen como consecuencia de la activación de las áreas somatosensoriales y motoras que también se encuentran implicadas, produciéndose mayor activación en expertos que en personas sin entrenamiento musical.

 

Se caracterizan por ser sincronizadas y tienen lugar en actividades sociales de forma coordinada, lo que incrementa el sentimiento de pertenencia grupal, percibido como muy positivo y reforzante para el individuo.

 
 

Incluso puede provocar cambios físicos:

 
4

Los cambios que produce la música en nuestro cerebro, también se manifiestan fisiológicamente, pudiendo observar cambios en la conductancia de la piel y en la frecuencia cardiaca.

 
 

Conclusiones:

 

La respuesta emocional ante la música, es una respuesta compleja que involucra a múltiples mecanismos cognitivos y neuronales a diferentes niveles, produciéndose diferencias según la experiencia musical y emocional y las características individuales de cada persona.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR