¿ES SALUDABLE COMER QUESO?

¿ES SALUDABLE COMER QUESO?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Un gran porcentaje de la población es amante del queso y muchas veces se  come como capricho y cuidando mucho las porciones que toma. El queso es un alimento muy bueno para la salud ya que aporta proteínas, calcio, ácidos grasos, etc., pero sí que es cierto que hay una gran variedad, y cada uno nos aportará distintos nutrientes al cuerpo y eso es lo que debemos conocer.

 

¿Qué es el queso?

 

El queso se crea a partir de la leche cuajada, que puede ser de vaca, cabra, oveja, búfala y otros mamíferos rumiantes. Para elaborarlo se necesita cuajar esta leche, combinando:

 
1- El cuajo, una sustancia que se encuentra en el estómago de los rumiantes y contiene una enzima llamada rennina , que lo que hace es separar la caseína del queso del suero (líquido).
 
2- Un proceso de acidificación que hacen las bacterias, que además son muy importantes para la textura y el sabor final que tendrán los quesos. También hay mohos u hongos que se encargan de este aspecto.
 
 

¿Qué beneficios nos aporta el queso?

 
– El queso presenta una proteína de un gran elevado valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos necesarios para nuestro organismo.
 
No presentan casi lactosa, por tanto es muy fácil de digerir y las personas que tengan una intolerancia a la lactosa leve pueden disfrutar de él.
 
– Es rico en calcio y vitamina D, un combo que junto a los rayos de luz solar nos aporta mucha salud a los huesos y puede prevenir la osteoporosis.
 
– Se ha visto que previene la aparición de caries gracias a su contenido en fósforo y calcio, ya que combaten el ácido que generan las bacterias después de las comidas, reduciendo la placa bacteriana y estimulando la producción de saliva.
 
– El queso es rico en ácido fólico, un alimento muy importante durante el embarazo, y favorece la producción de leche materna.
 
– Es una gran fuente de ácido linoleico conjugado, el conocido CLA, que ayuda a la prevención de determinados cánceres.
 
 

Entonces, ¿puedo comer el queso que quiera?

 

No debemos demonizar el queso ya que tiene muchos nutrientes que son muy buenos para la salud. Lo que sí que es cierto es que no debemos de abusar de ellos, debemos incorporarlos en nuestra dieta como un alimento más por su gran aporte nutricional, a diferencia de las verduras, que por ejemplo sí que podemos abusar.

 

A la hora de comer queso, será muy importante seleccionar que tipo de queso. A grandes rasgos, tenemos los quesos tradicionales, que están llenos de nutrientes saludables, como por ejemplo el queso Feta, rico en ácido linoléico, que como hemos dicho tiene propiedades anticancerígenas, el queso roquefort, que gracias a los hongos que contiene puede contribuir a reducir infecciones; el queso Brie, rico en vitamina K2, una vitamina que se absorbe mejor con la grasa y es muy importante para el sistema óseo.

 

Estos quesos tradicionales son la primera opción de queso que debemos seleccionar. Después ya vienen los quesos procesados y los sucedáneos de quesos. Los procesados, como los famosos tranchetes o sabanitas, tienen una larga lista de ingredientes, cuando los únicos presentes deben ser la leche, fermentos lácteos, cuajo y sal, y eso hace que no nos proporcionen los beneficios de los quesos. En último lugar están los sucedáneos, los cuales no contienen ni leche, ya que se hacen a partir de almidones y aceites refinados, como por ejemplo los quesos rallados para gratinar.

 
 

Tipos de quesos tradicionales

 

Queso fresco:

 

Para elaborar estos quesos solamente hay que cuajar y deshidratar la leche, y al ser tan poco procesados son de sabor y textura muy suaves. Debemos guardarlo en nevera y duran bastante tiempo y son los más bajos en grasas. Ejemplos de queso fresco son el queso de Burgos, la mozzarella, el mascarpone y el queso quark.

 
asdfg
 

Queso curado:

 

Estos quesos requieren de un añejamiento de mínimo año y medio, en el cual se secan y se conservan mediante salación o ahumado. Gracias a este proceso, se vuelve seco y duro y de sabor intenso. Son ejemplos el queso manchego y el parmesano.

 
ghjjkl
 

Queso cremoso:

 

Para obtener un queso cremoso, basta con partir de un queso sólido y añadirle nata, por tanto son quesos más grasos. Algunos ejemplos son el queso camembert y el queso crema, y se suelen acompañar de pan.

 
aaaa
 

Queso verde o azul:

 

La característica principal de estos quesos es la presencia de mohos, verdes o azules, y son de sabor y olor muy fuerte. Para que los mohos u hongos proliferen, se deben guardar los quesos en lugares muy húmedos, como las cuevas. Los hongos que contienen son los que suelen dar nombre al queso: Penicillium roqueforti, del queso roquefort, o Penicillium camemberti, que vive en la corteza del camembert, también tenemos el queso Cabrales, etc.

 
qadfgh
 

Queso de hoja:

 

Son famosos los quesos de hoja dominicanos son parecidos a la mozzarella pero más salados, y son bolas de queso formadas por capas u hojas de queso que se pueden pelar. También están los quesos de hoja ecuatorianos, son quesos de láminas delgadas y enrolladas en forma de cilindro y envueltos en hojas de achira, un tipo de planta.

 
dsfgnm,
 

¿Qué quesos se consumen más?

 

En la encuesta que realizamos sobre la preferencia de quesos, y que tuvo una participación de casi 1000 personas, los resultados fueron:

 
– Queso curado: 53,2%
 
– Queso fresco: 22%
 
– Queso cremoso: 13,3%
 
– Quesos verdes o azules: 6,8%
 
– No les gusta el queso: 3,8%
 
– Queso de hoja: 0,9%
 

Como siempre, a la población media no le gustan los extremos, sino un punto intermedio. El queso curado gana ya que tiene un sabor fuerte en comparación a los quesos frescos, que es agradable al paladar, pero no tan fuerte como los verdes o azules. Lo mismo sucedió con las manzanas, que la población escogió la Golden como favorita. El queso de hoja aparece en último lugar porque es poco conocido. Yo lo he probado y ¡está muy bueno!

 
 

SECCIÓN ALIMENTACIÓN

 
No te pierdas otros interesantes artículos de esta sección:
 
ALIMENTACIÓN: NOCIONES BÁSICAS
 
INTOLERANCIAS Y ALERGIAS, ¿SON LO MISMO?
 
CARBOHIDRATOS
 
COMO COMER CARBOHIDRATOS SIN MIEDO
 
MANZANAS ¿SON TODAS IGUALES?
 
LAS CALORIAS DE LOS ALIMENTOS
 
COMO QUEMAR CALORIAS SIN DIETA
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Diana Alarcon Aris

Diana Alarcon ArisSoy Diana Alarcón Arís, tengo 25 años. Graduada en Biotecnología, máster en Neurociencias y actualmente realizo un doctorado de biomedicina, concretamente en el campo del Parkinson. Desde muy pequeña, el cuerpo humano es algo que me apasiona y, consecuentemente, la nutrición y el deporte, ya que son dos grandes pilares para el cuerpo y la salud. Amo transmitir mis conocimientos y ayudar, y mi finalidad siempre es que aprendamos a entender nuestro cuerpo y a escucharlo y tratarlo como es, una bomba de vida que hay que cuidar y respetar.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Diana Alarcon Aris