¡La condropatía rotuliana! Una lesión que nos puede dar muchos dolores de cabeza.

¡La condropatía rotuliana! Una lesión que nos puede dar muchos dolores de cabeza.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook
Hoy os traemos un artículo sobre una patología deportiva muy popular y que da muchísimos problemas, sobretodo en deportes de impacto o cíclicos.

 

Las rodillas son uno de nuestros puntos débiles ya que diariamente sostienen mucha carga y tensión. Es una articulación de las más importantes de nuestro organismo y que de forma constante se encuentra sometida a un alto nivel de activación.
 
Si le sumamos deportes como el running, ciclismo o disciplinas de saltos e impactos contra superficies duras, aumentan las posibilidades de debilitarlas y acabar sufriendo lesiones en ellas.

Iremos poco a poco hablando de ellas, aunque en este artículo, en concreto, nos centraremos en la condropatía rotuliana. Esta lesión consiste en el deterioro o aparición de dolencias en el cartílago articular de la rótula, manifestándose con fuertes molestias y dolor en la parte anterior de la rodilla.

 

Captura de pantalla 2016-05-31 a las 10.34.43

 
 

Las causas de esta lesión pueden ser varias:

 

Si nos centramos en la parte intrínseca de nuestro cuerpo, estas lesiones pueden ser producidas por el valgo dinámico (desviación angular de la rodilla), esto es debido a una falta de fuerza en la musculatura abductora o también a una eversión del talón del pie o pronación del mismo.
 
Otra causa que puede llevarnos a sufrir esta lesión, es un desequilibrio en la musculatura del cuádriceps: una gran diferencia entre vasto interno con externo, puede ser un problema; por eso es importante potenciar la musculatura de dicha área en su totalidad. Por último, cabe mencionar la peligrosidad de convivir con una fuerte tensión en los isquiotibiales; para evitar-las, puede ser un buen remedio descargar la musculatura mediante la aplicación de masajes.

 

Por otro lado, esta lesión, también puede ser provocada por causas ajenas a la fisiología de la rodilla y la musculatura que la rodea. Un sobrepeso del individuo, es un indicativo de que dicha zona está sufriendo ya que sometemos la articulación a una sobrecarga. Si además, como antes hemos mencionado, somos deportistas asiduos a los ejercicios cíclicos con impactos; el calzado, la superficie sobre la que trabajamos, la velocidad de ejecución de la actividad física o la frecuencia de los entrenamientos, pueden conllevar a dicha lesión si no son los adecuados.

 

Captura de pantalla 2016-05-31 a las 10.59.56

 

Por último, si llegamos tarde a la prevención de este problema, sólo nos queda subsanarlo.

 

Para ello hay varias herramientas, pero las mas importantes son ponerse en manos de profesionales que nos ayuden a solucionarlo como son los fisioterapeutas, los re adaptadores deportivos, osteópatas, preparadores físicos, masajistas y especialistas de la medicina deportiva.

 

No obstante os citare un par de consejos para trabajar en la recuperación de esta lesión.

 

Averiguar de donde viene esa lesión, la causa exacta para poderla tratar y solucionar.
Utilizar medios de prevención pasiva como son rodilleras, vendajes de McConnel tape, kinesiotape u otro tipo de sujeción de la articulación.

 

Utilizar plantillas de pisada si es necesario.
 
Realizar una preparación especifica de ejercicios para fortalecer toda la zona con trabajos de fuerza, fortaleciendo cuádriceps, isquiotibiales, gastronecmio, soleo, abductores y aductores, glúteo y psoas.

 

Planificar mejor las sesiones y variar estímulos, combinar la preparación con diferentes medios que no todos sean tan agresivos como la carrera, hay miles de trabajos que se pueden realizar.

 

Adecuarse con el calzado debido: merece la pena dejarse algo más de dinero en el material.

Con esto no quiero decir que sea lo último y más caro, sinó que seamos conscientes de que al final es nuestro cuerpo el que lo sufre y no cualquier calzado es el idóneo para según que actividades.

 

No forzar la rodilla en hiperextensiones.
 
Trabajar sobre la estabilidad de cadera y fuerza de los abductores de esta.
 
Mejorar la técnica de carrera mediante ejercicios específicos.
 
Realizar trabajos sobre plataformas inestables tipo bosu.
 
Realizar trabajos de recuperación en piscinas poco profundas donde nuestras rodillas sufrirán mucho menos que sobre el asfalto.

 
 

Espero que os haya servido esta pequeña introducción a la condropatía, lesión muy distendida entre los runners! Hasta la próxima.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

David de Gracia Morales

David de Gracia MoralesMi nombre es David de Gracia Morales, soy graduado y con máster en ciencias del deporte, la actividad física y el rendimiento deportivo, soy preparador físico, quiromasajista y especialista en la readaptación de lesiones y prevención de ellas como pilar del rendimiento deportivo, basándome en la fuerza. La lucha libre olímpica y el rugby son mi pasión. Siempre pienso en lo mismo “Si no te lesionas o lo evitas, podrás rendir al máximo de tu estado cada día, si te lesionas, ni siquiera podrás rendir.”

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR David de Gracia Morales