La Diferencia Entre Rendirse o Seguir Sufriendo

La Diferencia Entre Rendirse o Seguir Sufriendo

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Artículo de nuestro colaborador Christian Méndez, realizar buenos entrenamientos hará decantar la balanza entre rendirnos o seguir sufriendo. Y tú ¿Has decidido?

 

“Puedes continuar para terminar la carrera y las piernas te dolerán una semana, o puedes renunciar y tu mente te dolerá toda la vida.” Mark Allen (Triatleta Profesional)

 

El cuerpo humano, por norma general, busca siempre un estado de confort. Su objetivo es evitar el estrés, para asegurar que sus funciones vitales no se alteren lo más mínimo y así evita el trabajo extra. Cuando entrenamos, provocamos ese estrés y, dependiendo de la intensidad y la duración, nuestro cuerpo empezará a mandarnos mensajes para que bajemos la intensidad o incluso paremos la actividad. Es ahí donde activamos nuestra capacidad de sufrimiento y luchamos contra esos mensajes para no rendirnos. Cada barrera que rompes, es un escalón que subes en estado de forma.

 

“Las piernas parecen que vayan a explotar pero quedan pocos metros para coronar el puerto.

Tienes la sensación que se te va a salir el corazón por la boca sino aflojas el ritmo y dejas que tu grupo se vaya, pero tienes a escasos metros la oportunidad de bajar tu marca en los 10km.

Los hombros te duelen a rabiar y te dan rampas en los pies, te falta aire y el agobio y las ganas de salir del agua cada vez son mayores, pero te quedan 50 metros para acabar la serie. ¿Qué haces? ¿Rendirte? Yo no. Estas situaciones se dan cuando haces deporte, da igual al nivel que lo practiques porque cada uno tiene lo suyo, su parte de sufrimiento y su parte de satisfacción cuando las vences.

Lo que sientes cuando consigues cumplir un objetivo convirtiéndote en Finisher de tu primera carrera o reto, no se puede explicar y, lo mejor de todo, es que esos segundos de gloria son tuyos para siempre. Pero ¿qué pasa cuando te rindes? Pues los sentimientos son totalmente contrarios. Te aplicas el mea culpa porque podrías haberlo acabado y lo sabes, como diría Julito Iglesias. Sólo tenías que ser más fuerte, decirle a tu cuerpo que mandas tú y sólo tú decides cuando paras. Esto se entrena. ¿Cómo? Muy sencillo, sufriendo. Nadie te va a regalar nada, cada segundo que te esfuerzas, es segundo que te acerca a tu objetivo y un momento de dolor vale por una vida de gloria.

Ánimo con tus entrenos, no desistas, que nada te aleje de aquello que deseas y sobretodo, como dice la frase que me acompaña en mis aventuras, “Abandonar nunca, rendirse jamás”.

Salud y kilómetros.

 

sufrimiento

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Christian Mendez

Christian MendezAtleta especializado en deportes de Resistencia y Ultra Resistencia. Trabajo como Técnico Deportivo, Entrenador Personal y Preparador Físico. Mis competiciones y objetivos son variados, combino deportes como el Running, Trail, Swim, Ciclismo de Ruta y Btt y, lo que más me gusta, Triatlón. He competido y lo sigo haciendo, tanto a nivel Nacional como Internacional. Soy Finisher de Varios Ironman, Titan Desert, Maraton Trail, 24 Horas de Ciclismo Non Stop y desde el 2014, también Ultraman

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Christian Mendez