La importancia de la Salud Hepática

La importancia de la Salud Hepática

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

El hígado es un órgano vital encargado de metabolizar los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. Se trata del órgano de mayor tamaño de nuestro cuerpo situado en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma. En este artículo explicaremos las principales funciones hepáticas y la importancia de mantener una correcta salud hepática.

 
 

La función hepática

 

Aunque popularmente al hígado se le atribuye únicamente la función de limpiar la sangre de toxinas, la realidad es que cumple muchas otras funciones relacionadas con el sistema digestivo. El hígado está formado principalmente por hepatocitos unas células que cumplen con cientos de funciones, tanto endocrinas como exocrinas entre las que destacan la síntesis y almacenamiento de proteínas, el metabolismo de hidratos de carbono y grasas, la formación de bilis y el catabolismo de fármacos y tóxicos.
 
 

Síntomas de una sobrecarga hepática

 
Hígados

Hay muchos factores que pueden sobrecargar el hígado y limitar la correcta ejecución de sus funciones. Los residuos propios del metabolismo de los nutrientes, las toxinas presentes en los alimentos o bebidas y los radicales libres originados de dietas desbalanceadas, hipercalóricas, son claros ejemplos. Otros factores de riesgo son el estrés, los hábitos tóxicos (tabaco, alcohol…) o los factores externos como la contaminación.
 

Cuando los tóxicos se acumulan, aparecen los síntomas típicos de una sobrecarga hepática. Entre los principales síntomas leves destacan las digestiones pesadas, el mal aliento, dolor de cabeza y/o articular, alteraciones dérmicas como eccemas, caspa, dermatitis seborreica, psoriasis, retención de líquidos, empeoramiento de las alergias, y aumento de colesterol y triglicéridos. En casos graves puede aparecer cirrosis, hepatitis o hígado graso.
 
 

Consejos para cuidar el hígado

 

En la medida que el hígado es el principal responsable de eliminar las sustancias tóxicas de nuestro organismo, una menor presencia de estas facilita el trabajo hepático, disminuyendo así su carga de trabajo y preservando la salud hepática. Una alimentación saludable junto a la presencia de alimentos y especies con propiedades hepatoprotectoras resulta la mejor combinación para conseguir una correcta salud hepática.
 
 

Principales protectores hepáticos naturales

 
 

4 – DIENTE DE LEÓN:

 
diente de leon

Aunque a día de hoy, es un suplemento que requiere más estudios para avalar su eficacia en personas, el diente de león parece ser un buen diurético y un efectivo hepatodepurador.

 

El diente de león que se comercializa es el extracto de una planta conocida taraxacum officinale, una planta 100% natural que crece en zonas como Europa y América del norte. Popularmente, el diente de león se ha utilizado para disminuir los dolores articulares, los dolores musculares, las eccemas, los moratones, la falta de apetito, las molestias estomacales, los gases intestinales y lo que nos interesa en el presente artículo, los cálculos de riñones. Como buen diurético también aumenta la producción de orina y se utiliza como un potente laxante.

 

Además, el diente de león contiene una gran cantidad de hierro, lo que la hace perfecta también para gente con anemias ferropénicas. No obstante, se trata de un hepatoprotector no recomendado para mujeres embarazadas o en lactancia, o personas que tengan acidez estomacal o úlceras gástricas.

 
 

3 – N-ACETiLCISTEINA (NAC):

 
NAC

Se trata de un suplemento altamente demostrado. La N-Acetilcisteína se considera un potente neutralizador del daño oxidativo post entrenamiento y un potente antioxidante, que ayuda a todo nuestro organismo y también como es lógico al hígado. En deportistas de resistencia, que es el tipo de deportistas que tienen un mayor desgaste y como consiguiente, un mayor número de radicales libres y un mayor estrés fisiológico, se ha visto que mejora los procesos de adaptación post entreno y disminuye esos radicales libres. Es por eso que NAC se utiliza como un suplemento para mejorar optimizar la función hepática. Con una dosis media de 1,2 gr por día sería suficiente con este suplemento.

 
 

2 – GLUTATIÓN:

 

Se trata de uno de los mejores suplementos antioxidantes que a su vez, también mejora la función hepática. El glutatión ha demostrado mejorar la fatiga muscular post entreno y mejorar el metabolismo aeróbico. Es la suma de los aminoácidos cisteína, glicina y glutamato. Su función principal es eliminar los radicales libros generalmente generados por radicales exógenos (ejercicio, contaminación, medicamentos, etc) y radicales endógenos (proteínas enzimáticas, hemoglobina y mioglobina, moléculas citosólicas, etc). Se ha demostrado en multitud de estudios, que este suplemento en cantidades que pueden oscilar de 250 a 1000 mg por día, puede incrementar hasta un 19% la GSH (cantidad de glutatión en sangre) en un periodo de 1 a 3 meses, algo que es muy interesante y importante ya que es de los suplementos antioxidantes orales, que mayor asimilación presenta.

 
Captura

También se ha demostrado, como he comentado anteriormente, que es un suplemento perfecto para deportistas ya que ayuda a disminuir el lactato post ejercicio en entrenamientos consiguiendo una mejora hasta del 3,90 %. A parte, el glutatión ha demostrado disminuir el pH en el ejercicio, lo que retrasaría y daría una explicación a la disminución del ácido láctico. Un interesante potenciador hepático que a su vez presenta otros múltiples beneficios.

 
 

1 – SILIMARINA:

 
2

Es un suplemento que su función principal es la de estimular la síntesis proteica general de nuestro organismo. No obstante, se ha observado como la silimarina actúa especialmente en nuestro hígado donde favorece su capacidad regenerativa al regenerar células dañadas y producir de nuevas.

 

Esta planta, ha demostrado ser 10 veces más potente como antioxidante que la famosa vitamina E. Además ha demostrado ser efectiva para la regeneración hepática así como para el tratamiento de hepatitis, cirrosis hepáticas, cálculos biliares, psoriasis, estreñimiento, etc.

 

Hay que destacar que este famoso nutriente viene del cardo mariano. La dosis recomendada es de 100 mg/kg y es la cantidad que ha demostrado mejorar la síntesis proteica y ser un buen antioxidante.

 
 

Producto recomendado:

 
liver-cleanse---100-capsulas-1404375836 glutathione-1000-mg-1624979940nac-1648210773silymarin-1629461198
 
 

Bibliografía:

 

-Aoi, Wataru, et al. “Glutathione supplementation suppresses muscle fatigue induced by prolonged exercise via improved aerobic metabolism.” Journal of the International Society of Sports Nutrition 12.1 (2015): 7.
 
-Abhilash, P. A., Harikrishnan, R., & Indira, M. (2013). Ascorbic acid is superior to silymarin in the recovery of ethanol-induced inflammatory reactions in hepatocytes of guinea pigs. Journal of physiology and biochemistry, 69(4), 785-798.
 
-Eating, H., Checklists, A., Network, B., & Radio, H. E. R. Diente de Leon.
 
-Gargari, B. P., Mobasseri, M., Valizadeh, H., & Asghari-Jafarabadi, M. (2015). Effects of Silybum marianum (L.) Gaertn. (silymarin) extract supplementation on antioxidant status and hs-CRP in patients with type 2 diabetes mellitus: A randomized, triple-blind, placebo-controlled clinical trial. Phytomedicine, 22(2), 290-296.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR