La terrible enfermedad de la mediocridad

La terrible enfermedad de la mediocridad

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

He querido dedicar este post a todas la personas del mundo que sufren sin saberlo esta terrible enfermedad, una de esas epidemias que lastran la evolución de la humanidad, de las peores enfermedades que puede tener un ser humano, por desgracia además está tan extendida que es muy complicado encontrar personas con las defensas altas y que han creado sistemas de protección de sueños y evitan su poderoso contagio, desgraciadamente esta enfermedad la sufren el 80 % de la humanidad.

 

No sólo sufren esta enfermedad sin saberlo, sino que además intentan contagiar a los que están a su alrededor, como ellos han renunciado una y mil veces a sus sueños, intentarán convencerte que sin objetivos, ni retos, ni sueños también se vive genial, se reirán cuando les digas que te levantas temprano, que terminas muy tarde, que haces dieta, que quieres estudiar de nuevo, que quieres lograr “algo” y que para lograrlo tienes que esforzarte al 200 % sacrificando otras cosas que para ti ya no son tan importantes.

 

A [email protected], transmisores de esta terrible enfermedad, no tendréis más gloria que un sueldo con suerte, vacaciones una vez al año y el poder comprar con dinero todo lo que no podéis ganar con vuestra creatividad y esfuerzo, a vosotros que habéis renunciado a vuestros sueños. El legado que dejaréis nunca pasará a la historia, vuestra voz interior nunca más os dejará dormir [email protected] porque sabrá que fuera de las excusas que vuestra cabeza ha creado, os rendisteis ante esta enfermedad, [email protected] [email protected] escucharán historias de personas que SI lograron realizar sus sueños, los riesgos que evitásteis os perseguirán para siempre junto con las veces que podíais haber arriesgado más y no tuvisteis el valor de tomar la decisión menos segura, este poso os lastrará siempre y os convertirá en muertos vivientes.

 

Por eso [email protected] de BePMF que amáis el esfuerzo, que tenéis sueños y que estáis comprometidos con unos objetivos e ideales, queremos daros una serie de consejos para evitar su contagio, para eso lo primero es poder detectarles y conocer sus intenciones.

 

Los enfermos de MEDIOCRIDAD:

 

Evitan siempre el esfuerzo, el sacrificio y todo lo que se le parezca.
Son personas miedosas, inseguras y desconfiadas de los demás y lo peor… de si mismas.
Huyen de los riesgos, argumentando que no están tan mal, que los sueños son para los soñadores.
Hablan y hablan, son expertos en la búsqueda de excusas para no salir de su área de confort.
Tienen pánico de hacerse daño, de tener agujetas.
Juegan siempre sobre seguro, no toman decisiones arriesgadas nunca.
Sus proyectos personales y profesionales siempre terminan en un cajón llamado «para otro momento»
Hacen deporte porque se sienten mal, no porque les apasione la increíble sensación de superarse continuamente.

 

Como todo en esta vida, hay grandes personalidades y personas cotidianas que han sabido mantener intactos sus objetivos, molestarán a quien molestarán, grandes héroes, algunos reconocidos por la historia, otros son personas normales y corrientes que te cruzas todas las mañanas y que han evitado contagiarse.

 

Perfiles de personas que tienen sistemas de defensa contra la MEDIOCRIDAD

 

Todos los niños, hasta que les obligan a hacerse mayores.
Abuelos que nunca han renunciado a sus ilusiones y sueños.
[email protected] madre/padre [email protected] que pese a dificultades ha logrado sacar una familia adelante.
Discapacitados que no entendieron la palabra rendirse
Personas que se superan día a día pese a las dificultades.
Deportistas que viven por y para su pasión.
La heroicidad de personas que pese a la crisis montan un pequeño o gran negocio.
Madrugadores y transnochadores que no dejan que su proyecto se muera.

 

Y algunas personalidades que pasarán a la historia por evitar la MEDIOCRIDAD

 

Maria Teresa de Calcuta
Steve Jobs
Michael Jordan
Martin Luther King
Albert Einstein
Arnold schwarzenegger
Oscar Wilde
y cientos de miles de personalidades

 

¿Qué puedes hacer para evitar el contagio o si, por desgracia ya te han contagiado… qué puedes hacer para curarte?

 

Hay que tener mucho cuidado, ya que no son fáciles de ver ni de detectar si no somos capaces de tener nuestra mente abierta y de utilizar unas buenas «gafas» para detectarlos. Son expertos en camuflarse entre consejos con la excusa de ayudar a que no te pegues una ostia. Cuentan historias de amistades que han fracasado, te sugieren que no te esfuerces mucho y terminan soltando una bomba… “las personas soñadoras sufren toda la vida”

 

El gran consejo y una receta perfecta

 

¡Oídos sordos! Medio kilo de me la pela tu opinión, junto con «si no crees en mi espera sentado y no pierdas detalle”, añádele unas gotitas de sudor y muchas horas de esfuerzo y decisión.

Por cierto si tenéis [email protected] que son portadores de esta enfermedad o que están cerca de contagiarse, sería interesante que les pudierais ayudar, quizás compartiendo este post, o mejor aún…. Con vuestro ejemplo.

Os dejo un video que muchas veces me pongo para reforzar los grandes problemas que puede causarme esta enfermedad.

 

¡¡Espero que os guste!!

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR