LAS CALORÍAS DE LOS ALIMENTOS

LAS CALORÍAS DE LOS ALIMENTOS

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Calorías. Todos sabemos que existen. Sabemos que si las ingieres en exceso te engordas y si ingieres menos de las necesarias puede ser perjudicial. Sabemos que la lechuga carece de calorías, mientras que un trozo de tarta es una bomba calórica. Sabemos que practicar ejercicio físico quema calorías. Conocemos que están ahí y que podemos jugar con ellas pero, ¿realmente sabemos lo que son?

 

Las calorías no son nada más que una unidad de medida que representa la cantidad de energía que los alimentos nos aportan tras ingerirlos y ser procesados por nuestro sistema digestivo. Esta energía de los alimentos la usará nuestro cuerpo para funcionar correctamente. Por tanto, un alimento con muchas calorías simplemente será un alimento que aporta mucha energía. La energía que nos dan los alimentos será usada por nuestro cuerpo para que el corazón lata correctamente, el cerebro funcione, podamos movernos, poder realizar el proceso de digestión (sí, comer también gasta calorías), realizar ejercicio, etc.

 

Calorías y macronutrientes:

 

En el etiquetado de los productos solemos ver que contienen X kcal y esto indica que ese producto si tiene 35kcal / 100g, realmente tiene 35.000 calorías / 100g. Como os hablé en el post de macronutrientes, existen tres grandes grupos. Las calorías se encuentran distribuidas en diferentes cantidades en función de cada alimento y de su composición de macronutrientes:

 
Carbohidratos. Proporcionan 4 kcal por cada gramo.
 
Proteínas. Proporcionan 4 kcal por cada gramo.
 
Grasas. Proporcionan 9 kcal por cada gramo.
 

Como podéis deducir, las calorías son diferentes en función del alimento que las contenga. Un alimento rico en proteínas aportará calorías que serán usadas sobre todo para crear y mantener los tejidos musculares u órganos, mientras que un alimento rico en carbohidratos nos aportará calorías, pero de estos recibiremos glucosa que será usada como fuente de energía para que nuestro organismo funcione correctamente.

 

Calorías y su valor nutricional:

 

Ahora que ya sabemos que son las calorías y como están distribuidas en los alimentos, vamos a hablar del valor nutricional de éstas. Escuchamos continuamente: come alimentos bajos en calorías para adelgazar, no comas tantos frutos secos que son una bomba de calorías, etc. Pero realmente, estas afirmaciones son inexactas en cierto sentido. Para entender esto debemos conocer los alimentos y su valor nutricional:

 

Vamos a comparar 100g de manzana y 100g de patatas fritas de bolsa:

 

A nivel calórico, la manzana nos aporta unas 54,08kcal mientras que las patatas unas 517 kcal. Podemos pensar, ¡qué bien! ¡Voy a comer más patatas de bolsa para tener mucha energía! Pero si nos vamos a ver su composición de macronutrientes, la cosa cambia:

 
1- Las patatas nos aportan 32,07g de grasa mientras que las manzanas no llegan ni a un 1g.
 
2- Las patatas nos aportan 47,45g de carbohidratos mientras que las manzanas solamente 11,40g.
 
3- Las patatas nos aportan 6,5g de proteínas mientras que las manzanas 0,31g.
 

Como podéis ver, la misma cantidad de dos alimentos nos está proporcionando una cantidad de energía distinta y, además, los beneficios nutricionales que obtendremos no tienen nada que ver.

 

Claro, podemos pensar que 100g de patatas contienen muchas calorías y por eso engordan mucho. Bien, vamos a comparar dos alimentos que se asemejen más, como por ejemplo, un yogurt entero natural y un yogur desnatado de sabores (de esos que escogemos porque creemos que nos ayudarán a adelgazar):

 

A nivel calórico, un yogurt natural entero nos aportará unas 61 kcal/100g, mientras que un yogurt desnatado de sabores nos aportará unas 90,30kcal/100g. Sorprendente, ¿no? Veamos el motivo:

 
1- El yogurt natural nos aporta 5,50g de carbohidratos, ¡mientras que el desnatado 16,73g! Esto es debido que a pesar de ser desnatado, lleva azúcar añadido, por tanto el contenido calórico es más elevado.
 
2- El yogurt natural nos aporta 2,6g de grasa mientras que el desnatado 0,9g. No es una diferencia enorme.
 
3- A nivel de proteínas son muy parecidos, ya que no se han visto modificadas.
 

Por tanto, ¿no será más importante conocer el origen de las calorías que las cantidades de éstas?

 

¿El exceso de calorías se convierte en grasa?

 

Cuantas veces habremos escuchado, si comes más calorías de las que gastas, se convierten en grasa. Para entender esto, basta con saber que nuestro cuerpo convierte la energía sobrante de los carbohidratos, proteínas y grasas en forma de triglicéridos (un tipo de ácidos grasos) que se transportan y se almacenan en nuestras células encargadas de recibirlos. Por tanto, los triglicéridos se convierten en una reserva de energía a la que podrá recurrir cuando la necesite.

 

Si llevamos un estilo de vida saludable, comemos bien y practicamos ejercicio, estas reservas de calorías en forma de grasa no supondrán ningún problema ya que el cuerpo las irá usando a lo largo del tiempo. El problema aparece cuando hay un exceso de calorías prologado en el tiempo, ya que el nivel de triglicéridos aumenta y desemboca en unos niveles no saludables de grasa corporal. Para disminuirlos, deberíamos tomar menos calorías de las que necesitamos para que el cuerpo empezara a aprovechar esas reservas de grasa para usarlas como energía y así las disminuiría.

 

Con esto os quiero decir que sí que es cierto que debemos controlar la cantidad de calorías que ingerimos, ya que sino a larga se pueden almacenar en forma de grasa, pero más importante es saber su origen, ya que no es lo mismo comer 100 kcal de brócoli que 100 kcal de donuts.

 
 

SECCIÓN ALIMENTACIÓN

 
No te pierdas otros interesantes artículos de esta sección:

 
ALIMENTACIÓN: NOCIONES BÁSICAS
 
INTOLERANCIAS Y ALERGIAS, ¿SON LO MISMO?
 
CARBOHIDRATOS
 
COMO COMER CARBOHIDRATOS SIN MIEDO
 
MANZANAS ¿SON TODAS IGUALES?
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Diana Alarcon Aris

Diana Alarcon ArisSoy Diana Alarcón Arís, tengo 25 años. Graduada en Biotecnología, máster en Neurociencias y actualmente realizo un doctorado de biomedicina, concretamente en el campo del Parkinson. Desde muy pequeña, el cuerpo humano es algo que me apasiona y, consecuentemente, la nutrición y el deporte, ya que son dos grandes pilares para el cuerpo y la salud. Amo transmitir mis conocimientos y ayudar, y mi finalidad siempre es que aprendamos a entender nuestro cuerpo y a escucharlo y tratarlo como es, una bomba de vida que hay que cuidar y respetar.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Diana Alarcon Aris