LAS CLAVES MENTALES DE LA MOTIVACIÓN

LAS CLAVES MENTALES DE LA MOTIVACIÓN

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Hoy vamos a adentrarnos en el maravilloso mundo de la MENTE. Enero es un mes que va acompañado de muchos propósitos, objetivos, metas, etc., una larga lista de cosas que van de la mano de la MOTIVACIÓN. ¿Quién no habrá dicho alguna vez en su vida: “Año nuevo, vida nueva”? Lamentablemente, la realidad es la que es, y muchos de los propósitos con los que empezamos el año acaban diluyéndose con el paso de los meses.

 

Como siempre os digo, cualquier proceso mental tiene una base fisiológica, las emociones no suceden porque sí, si no debido a que hay una serie de procesos cerebrales detrás que las generan. Hoy hablaremos de la base biológica de la motivación con el fin de que podáis entenderla mejor y así quizás reforzarla a lo largo del año.

 

La palabra motivación quiere decir “motivo para la acción”, por tanto se necesitan motivos para despertarla y que ponga en marcha nuestro cuerpo hacia un objetivo o destino en concreto, durante más o menos tiempo.

 

Para entender bien lo que sucede en nuestro cerebro, debemos conocer cuáles serán los principales protagonistas, y estos son los neurotransmisores, que son señales químicas que permiten la comunicación entre diferentes áreas del cerebro. Los 3 neurotransmisores que participan en la motivación son:

 
– La dopamina, que está relacionada con el deseo por alguna cosa y la anticipación al placer.
 
– La adrenalina, que está relacionada con la actividad, que nos da el empuje para hacer las cosas.
 
– La serotonina, que está relacionada con la recompensa y la satisfacción cuando logramos cosas que queremos.
 

Ya solo viendo en que proceso están implicados los distintos neurotransmisores, podéis deducir la cronología de sensaciones que sentimos en nuestro interior desde que nos proponemos algo hasta que lo logramos. Lo que sucede en nuestro cerebro cuando “nos motivamos” está formado por 3 grandes bloques:

 

1- Despertar en tu interior las ganas de lograr algo.

 

A diario nuestro cerebro recibe miles de inputs que descarta porque son poco importantes, pero un pequeño porcentaje de ellos activa áreas dopaminérgicas de nuestro cerebro, que clasifican esos inputs en función de si nos generan placer o dolor. Estas áreas se activan debido a que hay liberación de dopamina, que permite que se comuniquen entre ellas. Si este input nos causa dolor, nuestra mente lo procesará para que no volvamos a sufrir situaciones que nos generen este input, pero si nos genera placer, el input viajará a áreas más profundas del cerebro. La liberación de dopamina en esta serie de áreas potencia nuestra atención y memoria, además de incrementar la actividad motora y el placer. Este conjunto de emociones hacen que la dopamina esté muy relacionada con esa sensación de anticipación del placer, esas sensaciones que notamos en nuestro interior cuando sabemos que va a pasar algo bueno o vamos a lograr alguna cosa.

 

2- Activar nuestro cuerpo y focalizarlo a lograr un objetivo.

 

Mientras en nuestro cerebro se activan las vías dopaminérgicas generando el deseo por lograr algo, paralelamente se activan otras áreas que producen otro tipo de neurotransmisor, la adrenalina, que tiene un papel muy importante en incrementar la actividad de las áreas motoras del cerebro para movernos hacia nuestro objetivo. Lo más interesante es que previo a ejecutar la acción, las áreas que liberan adrenalina se encargan también de controlar las funciones racionales previas a la acción, es decir, activan áreas que sopesan la situación, áreas que planifican acciones y finalmente áreas que las ejecutan. Esta serie de áreas que controlan la parte racional van a determinar si finalmente iremos hacía nuestro objetivo o no. En estas áreas se hace un balance de fuerzas impulsoras y frenadoras, es decir, se valoran los pros y contras de ir hacia un objetivo y en función de lo que pese más se frustrará el plan o no.

 

Para que lo entendamos mejor, la dopamina lo que hace es un subidón de placer y ganas y la adrenalina es la que pone a la dopamina los pies en el suelo, y valora si realmente lo podemos conseguir. Aquí es donde juega un papel muy importante la valoración de los miedos, de los beneficios, de la realidad, de las pérdidas, de los límites de cada uno, etc. Y muchas veces es una faceta que debemos  “romper” para ir hacia nuestros objetivos.

 

Si hay más pros que contras, la adrenalina también nos va a permitir mantener la acción durante más tiempo hasta alcanzar nuestros objetivos, ya que en el camino hacía cualquier meta juega un papel muy importante el esfuerzo diario y el placer resultante de irlo logrando. Y aquí la adrenalina tiene un papel muy importante.

 

3- Satisfacción por haber logrado nuestro objetivo

 

¿Quién no se ha ido a dormir con una sonrisa de oreja a oreja tras haber conseguido algo? ¿O quien no ha sentido en su interior esa paz y placer tras saber que está haciendo las cosas bien y está progresando por el camino adecuado, recibiendo inputs positivos durante el recorrido? ¿Quién no ha sentido esa serenidad y relajación tras finalizar algo que te habías propuesto?

 

Si bien es muy importante ese factor desencadenante lleno de dopamina, donde hay un sueño y un deseo enorme por algo, que se suma al empeño que le ponemos cargado de adrenalina, la satisfacción final de haber logrado algo que nos habíamos propuesto es irremplazable, y en esta última fase hay una gran liberación de serotonina en el cerebro.

 

La serotonina va ser la responsable de dos situaciones:

 
1- De darnos energía para ser perseverantes. Ver que vamos progresando hacia nuestro objetivo hará que sintamos placer y satisfacción durante el camino y nos ayudará a llegar hasta el final.
 
2- De darnos esa sensación de placer, bienestar, recompensa, tranquilidad, seguridad, control de la situación, alegría, etc., toda esa serie de emociones que sentimos cuando hemos logrado algo y que nos enganchan a proponernos cosas.
 
Espero que con este artículo entendáis que sucede en vuestro cerebro cuando estáis motivados y podáis potenciar cada una de las fases de la motivación!
 
slide_21
 

SECCIÓN MENTE

 
No te pierdas otros interesantes artículos de esta sección:
 
SISTEMA NERVIOSO
 
MENTE
 
SISTEMA DE RECOMPENSA
 
CREA NUEVOS HÁBITOS CON EL MÉTODO DE LOS 21 DÍAS
 
COMO TRIUNFAR ORGANIZÁNDOTE
 
EL SUEÑO, MUCHO MÁS QUE EL DORMIR
 
EL LADO OSCURO DEL SUEÑO
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Diana Alarcon Aris

Diana Alarcon ArisSoy Diana Alarcón Arís, tengo 25 años. Graduada en Biotecnología, máster en Neurociencias y actualmente realizo un doctorado de biomedicina, concretamente en el campo del Parkinson. Desde muy pequeña, el cuerpo humano es algo que me apasiona y, consecuentemente, la nutrición y el deporte, ya que son dos grandes pilares para el cuerpo y la salud. Amo transmitir mis conocimientos y ayudar, y mi finalidad siempre es que aprendamos a entender nuestro cuerpo y a escucharlo y tratarlo como es, una bomba de vida que hay que cuidar y respetar.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Diana Alarcon Aris

2 Comments

  1. Marc
    Marc01-22-2018

    Excelente artículo Diana y muy interesante lo que comentas.

  2. Diana Alarcon Aris
    Diana Alarcon Aris01-24-2018

    Buenos días Marc,
    Me alegra muchísimo que te haya gustado, el conocimiento es poder!! Y la motivación no solo nace, sino que podemos crearla!
    Un saludo
    Diana