LOS ERRORES MÁS COMUNES POST-ENTRENAMIENTO (PARTE II)

LOS ERRORES MÁS COMUNES POST-ENTRENAMIENTO (PARTE II)

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

ERROR # INACTIVIDAD Y SUPERCOMPENSACIÓN:

 

Otro error general es la idea común de que una vez terminado el entrenamiento ya tenemos nuestro pasaporte que nos da la vía libre para sentarnos todo el día y no movernos más. Esto es muy usual, sobre todo en los atletas amateurs.

 

Aunque el concepto de GTE (efectos del entrenamiento generalizados) está lejos de ser completo en cuanto a la comprensión de los mecanismos fisiológicos que subyacen a los cambios a corto, mediano y largo plazo causados por el entrenamiento deportivo, una serie de teorías y afirmaciones fundamentales contribuyen a su formación científica. Entre ellas cito tal cual resume en este estudio (Issurin, 2010):
 
– La teoría de la homeostasis: Se trata de una forma de equilibrio dinámico que se hace posible gracias a una red de sistemas de control realimentados que constituyen los mecanismos de autorregulación de los seres vivos. Ejemplos de homeostasis son: la regulación de la temperatura, el balance entre acidez y alcalinidad (pH)…
 
– La teoría de la adaptación al estrés: Es un patrón de respuesta general ante un estímulo que consideramos potencialmente estresante.
 
– La teoría de la evolución con respecto a la “utilización” y “falta de uso” de cualquier órgano o función.
 
– La ley de Weigert de super-compensación : Una vez finalizado el entrenamiento, el organismo pone en funcionamiento mecanismos para restaurar su capacidad funcional originaria (anterior a producirse el esfuerzo). Pero los citados mecanismos no cesan al recuperar al organismo, si no que siguen trabajando para compensar la disminución de su capacidad funcional, compensándola, es decir, aumentando la capacidad funcional del organismo para la siguiente vez que se produzca el esfuerzo.
 
Así, se pueden dar hasta cuatro casos según la intensidad de la repetición del esfuerzo y la duración del periodo de descanso:
 
1. Si el periodo de descanso es muy prolongado, desaparecerá el efecto de la supercompensación, por lo que el deportista no obtendría beneficio alguno.
 
2. Si el periodo de descanso es muy corto, no finalizando la fase de recuperación, produciéndose por tanto la fatiga y el continuo descenso de la capacidad funcional del organismo.
 
3. Si la repetición del esfuerzo se hace coincidir con la supercompensación, se producirá una supercompensación adicional, aumentando de forma progresiva la capacidad funcional del organismo. Este caso es el ideal.
 
4. Si se elimina el periodo de descanso y se produce un aumento de la concentración de esfuerzos, de cara a un mayor descenso de la capacidad funcional del organismo, posteriormente tendrá lugar una supercompensación más alta. Eso sí, el periodo de descanso posterior habrá de tener una mayor duración.
 
En definitiva, es fundamental controlar los periodos de descanso entre las distintas sesiones de entrenamiento del deportista, de cara a favorecer la supercompensación, y el aumento progresivo del rendimiento deportivo del mismo, pero sin llegar a la inactividad completa post-entrenamiento.
 
Lo óptimo en este caso es que se realice una recuperación activa atendiendo a estas teorías, teniendo en cuenta sobre todo el periodo de supercompensación donde sigamos realizando actividades de intensidad más baja. *Por ejemplo: Ejercicios de regeneración o de la vida cotidiana como subir escaleras, andar, bicicleta, etc. Y así, ayudar a la recuperación de nuestro cuerpo sin fatigarlo, tanto en el mismo día del entrenamiento como en los siguientes.
 

Beneficios de la recuperación activa:

 
En este estudio sobre la recuperación activa (Hinzpeter, Zamorano, Cuzmar, Lopez, & Burboa, 2014) comprobaron valores de lactato en nadadores intra-entreno que tenían pruebas simultáneas de 100 metros con descansos de un minuto entre pruebas y observaron como una recuperación activa mejoraba los siguientes aspectos:
 
– Reduce los niveles de lactato en sangre mucho más rápido.
 
– Se promueve la circulación sanguínea.
 
– Permite una recuperación física y psicológica después del entrenamiento.
 
– Reduce el dolor muscular.
 
– Prevención de lesiones.
 
– Permite regresar más rápido a entrenar en función del próximo objetivo.
 

FUENTES

 
– Issurin, V. (2010). Generalized training effects induced by athletic preparation. A review. The Journal of sports medicine and physical fitness., 49(4), 333–45.
 
– Hinzpeter, J., Zamorano, Á., Cuzmar, D., Lopez, M., & Burboa, J. (2014). Effect of active versus passive recovery on performance during Intrameet swimming competition. , 6(2),.

 
 

¡ Si te gustó comparte!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Alcaraz

José Manuel AlcarazMi nombre es José M. Alcaraz (face JMAlcarazDietista) soy Graduado en CCsAFyD, y a la vez, T.S. de Dietética y Nutrición con clara orientación nutritalibana, poseo varios cursos relacionados con el sector como NSCA, entrenador y preparador físico de fútbol entre otros. Mi lema es “Deporte, filosofía de vida” y me apasiona todo lo relacionado con la nutrición deportiva, ayudas ergogénicas y patologías. En lo deportivo, haciendo especial atención al boxeo y entrenamiento con pesas sea cual sea el objetivo.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR José Manuel Alcaraz