LUZ ARTIFICIAL Y SALUD

LUZ ARTIFICIAL Y SALUD

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

En cuanto a salud mundial otro de los factores más importantes que lleva afectando nuestra salud desde hace décadas, es la invención de la luz artificial (su frecuencia de luz azul provoca una alteración importante de nuestros ritmos circadianos, nuestro descanso durante el sueño, así como nuestra producción hormonal y funcionalidad mitocondrial). Estos hechos vienen demostrados en varios estudios, (Bonmati-Carrion et al., 2014) varios de estos factores de acuerdo a una cronodisruption, tales como envejecimiento prematuro, aparición de cáncer, obesidad, diabetes, deterioro cognitivo…

 
1234567
 

En otro estudio (Chang et al., 2012) también expresan como la exposición a luz artificial retrasa el ritmo de producción de melatonina y que influía en ella la duración de la exposición a esta luz, si era continuada o a intervalos, que provocaba supresión aguda de la melatonina y somnolencia subjetiva. En otra investigación (Figueiro & Rea, 2012) compararon varias ondas de luz de distinta intensidad y duración. Reiteran lo citado anteriormente, debido a la influencia sobre la supresión de melatonina y desajuste de ritmos circadianos, pero dando un apunte interesante a que esto también puede darse de la asimilación de cada persona a través de sus parpados cerrados. No solo es importante la exposición de luz de bombillas y farolas, sino que tal y como nos indican (Figueiro, Wood, Plitnick, & Rea, 2011) la exposición diaria que en mayor grado sufrimos de las pantallas (móviles, televisión, ordenadores) que producen luz azul intensa que afecta negativamente a nuestros ritmos circadianos y que cuanto más grande sea la pantalla y más brillante más efectos producen. Además, encontraron que usando unas gafas naranjas este impacto se reducía y se reducía la inhibición del ritmo de melatonina. Por el mismo camino nos indican (Gooley et al., 2010) que la exposición a luz eléctrica previo a la hora de dormir, suprime la producción de melatonina y nos lleva a la pandemia que nos acontece, reduciendo la calidad del sueño, produciendo patologías.
 
Tal como nombrábamos anteriormente, parece estar demostrado que la luz artificial es esencialmente toxica a nivel mitocondrial, dañando el ADN y reduciendo la oxigenación celular, este hecho queda registrado a través de (Godley et al., 2005).

 
mitocondria
 

Por otro lado, también citar a (Musiek, Xiong, & Holtzman, 2015) que nos muestran como la disfunción de ritmos circadianos, privación de sueño, así como los trastornos del sueño, predicen futuras demencias y patologías tan graves como alzhéimer. Además, cuando ya padeces dichas enfermedades empeora los síntomas. En la misma tesitura patológica, (Rao et al., 2015) encontraron que la privación del sueño, así como alteración del sueño aumentan la resistencia a la insulina y pueden contribuir a padecer diabetes tipo 2. Al igual que (St-Onge, Wolfe, Sy, Shechter, & Hirsch, 2013) determinaron que una restricción de horas de sueño o en la calidad del sueño, contribuían a alimentarse de comida menos saludable. Otro aspecto importante que nos indica (Garde et al., 2008) nos muestra cómo influyen los estilos de vida diarios en nuestra producción de cortisol, el cual varia con su medición en la mañana dependiendo si ese día los sujetos tienen que trabajar, o no. O si trabajaron el día anterior o no. Así, como los distintos patrones alimentarios.
 

Recomendaciones:

 
– Reducir el brillo de las pantallas a partir de las ocho de la tarde.
 
– Usar lámparas de baja intensidad que simulen la luz de las velas.
 
– Usar velas por la noche directamente.
 
– Tomar unos 30 minutos el sol durante las horas más fuertes (13.00-17.00).
 
– Dormir en una habitación lo más oscura posible.
 
– Dormir las horas adecuadas.
 
– No usar medicamentos para dormir puesto que sus efectos adversos no se contrarrestan con sus beneficios.
 
– Realizar actividad física diaria y mantenerte físicamente activo.
 

Biografía consultada

 
Bonmati-Carrion, M., Arguelles-Prieto, R., Martinez-Madrid, M., Reiter, R., Hardeland, R., Rol, M., & Madrid, J. (2014). Protecting the melatonin rhythm through circadian healthy light exposure. International journal of molecular sciences., 15(12), 23448–500. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25526564
 
Brown, S., & Azzi, A. (2013). Peripheral circadian oscillators in mammals. Handbook of experimental pharmacology. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23604475
 
Chang, A., Santhi, N., Hilaire, S., Gronfier, C., Bradstreet, D., Duffy, J., … Czeisler, C. (2012). Human responses to bright light of different durations. The Journal of physiology., 590(13), 3103–12. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22526883
 
Figueiro, M., & Rea (2012). Preliminary evidence that light through the eyelids can suppress melatonin and phase shift dim light melatonin onset. BMC research notes., 5, .
Figueiro, M., Wood, B., Plitnick, B., & Rea (2011). The impact of light from computer monitors on melatonin levels in college students. Neuro endocrinology letters., 32(2), 158–63. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21552190
 
Garde, A., Persson, R., Hansen, A., Osterberg, K., Ørbaek, P., Eek, F., & Karlson, B. (2008). Effects of lifestyle factors on concentrations of salivary cortisol in healthy individuals. Scandinavian journal of clinical and laboratory investigation., 69(2), 242– 50. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18985537
 
Godley, B. F., Shamsi, F. A., Liang, F.-Q., Jarrett, S. G., Davies, S., Boulton, M., … Sciences, V. (2005). Blue light induces Mitochondrial DNA damage and free radical production in Epithelial cells. Journal of Biological Chemistry, 280(22), 21061–21066. doi:10.1074/jbc.M502194200
Gooley, J. J., Chamberlain, K., Smith, K. A., Khalsa, S. B. S., Rajaratnam, S. M. W., Van Reen, E., … Lockley, S. W. (2010). Exposure to room light before bedtime suppresses Melatonin onset and Shortens Melatonin duration in humans. , 96(3), . Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3047226/
 
Gutierrez, D., & Arbesman, J. (2016). Circadian Dysrhythmias, physiological aberrations, and the link to skin cancer. International journal of molecular sciences., 17(5), . Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27128901
 
Rao, M. N., Neylan, T. C., Grunfeld, C., Mulligan, K., Schambelan, M., & Schwarz, J.M. (2015). Subchronic sleep restriction causes tissue-specific insulin resistance. , 100(4), . Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4399283/
 
St-Onge, M.-P., Wolfe, S., Sy, M., Shechter, A., & Hirsch, J. (2013). Sleep restriction increases the neuronal response to unhealthy food in normal-weight individuals. , 38(3), . Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3883872/
 
Musiek, E. S., Xiong, D. D., & Holtzman, D. M. (2015). Sleep, circadian rhythms, and the pathogenesis of Alzheimer disease. , 47(3), . Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4351409/
 
Change, A., Santhi, N., Hilaire, S., Gronfier, C., Bradstreet, D., Duffy, J., … Czeisler, C. (2012). Human responses to bright light of different durations. The Journal of physiology., 590(13), 3103–12. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22526883

 
 

¡Si te gustó, comporta!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Alcaraz

José Manuel AlcarazMi nombre es José M. Alcaraz (face JMAlcarazDietista) soy Graduado en CCsAFyD, y a la vez, T.S. de Dietética y Nutrición con clara orientación nutritalibana, poseo varios cursos relacionados con el sector como NSCA, entrenador y preparador físico de fútbol entre otros. Mi lema es “Deporte, filosofía de vida” y me apasiona todo lo relacionado con la nutrición deportiva, ayudas ergogénicas y patologías. En lo deportivo, haciendo especial atención al boxeo y entrenamiento con pesas sea cual sea el objetivo.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR José Manuel Alcaraz