El asma, qué es y cómo tratarlo

El asma, qué es y cómo tratarlo

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

El asma es un problema que afecta al día a día de muchas personas y un molesto inconveniente para deportistas que buscan mejorar su rendimiento deportivo. En este artículo, explicaremos qué es el asma y explicaremos algunas formas, científicamente demostradas, para tratarlo o como mínimo, para disminuir su incidencia, desde un punto de vista nutricional no farmacológico.

 
 

¿Qué es el asma?

 
1

El asma es una enfermedad de carácter respiratorio que conlleva una inflamación de las vías respiratorias, lo que provoca que se hinchen y se estrechen, dificultando la función respiratoria, y en muchas ocasiones provocando tos y opresión del pecho.

 

Además, al estar las vías respiratorias inflamadas, son más sensible, provocando fuertes reacciones cuando se encuentran con elementos irritantes, como podría ser el polen, los ácaros del polvo o el pelaje de algún animal, entre otros.

 
 

¿Es posible curar el asma?

 

La verdad es que el asma, en la mayoría de los casos, tiene difícil tratamiento y es bastante crónico.

 

El deporte puede ayudar bastante a tratarlo, pero uno de los tratamientos más efectivos es el realizado con vitamina D. Hay varias revisiones con vitamina D que han dado muy buenos resultados. Además, se trata de un tratamiento económico y muy fiable, según nos demuestran estos estudios científicos. Este tratamiento viene directamente ligado a una posible falta de vitamina D.

 
 

ASMA Y LA VITAMINA D:

 
2

Nuestro cuerpo produce la gran mayoría de la vitamina D por un estímulo directo de los rayos solares sobre la piel, a partir de un compuesto endógeno derivado del colesterol, el 7-dehidro-colesterol, del cual se forma el colecalciferol o vitamina D3. Después, el hígado la transforma en 25-OH-Vitamina D3 y el riñón la transforma finalmente en 1,25-Vitamina D3, la forma activa de esta vitamina D. Además, también se puede obtener vitamina D3 a través de la dieta, pero las cantidades que se obtienen difícilmente cubren las necesidades diarias recomendadas. Es por eso que necesitamos de la exposición al sol para activarla y más en invierno. Los alimentos que contienen alta cantidad de esta vitamina son el aceite de hígado de pescados, arenque, salmón, sardina, caballa, ostras y mariscos.

 

Se realizó una Crochane Review, unas revisiones de estudios con alta relevancia y evidencia científica que demostró como una suplementación con vitamina D disminuía los ataques de asma. En esta revisión se demostró que dar suplementación de vitamina D redujo un 37% las exacerbaciones de asma y un 61% las que por su gravedad requieren un ingreso en urgencias médicas. Todos los estudios se realizaron con muestra amplias, superiores a las 200 personas para obtener resultados significativos.

 

¿Cómo saber si me falta vitamina D?

 

Para saber si necesitamos una suplementación de vitamina D, es necesario realizar una analítica de sangre y observar los valores que aparecen. Estos deberían estar entre 40-80 ng/dl, cantidades superiores a las que presenta la gran mayoría de la población española actual (ya que, en nuestra latitud, no hay la suficiente absorción y transformación de esta).

 

¿CÓMO TOMARLA?

 

El ideal es suplementar con 1.000 a 2.000 unidades al día para restablecer estas cantidades óptimas de vitamina D en sangre. Pero, cada persona es un caso diferente, por lo que es mejor que lo comentéis con vuestro nutricionista o dietista para que pueda ajustar esa cantidad óptima individualizada para cada uno o una.

 
 

Asma y antiinflamatorios naturales:

 

En este caso, no se trata de un tratamiento directo para curar el asma, pero sí para disminuir los efectos colaterales del mismo. Se ha observado que el consumo frecuente de alimentos con propiedades antiinflamatorias, ayuda a disminuir la inflamación de las vías respiratorias provocando así una disminución de la irritación y la tos.

 

Algunos alimentos con propiedades antiinflamatorias son: especies como la cúrcuma o el jengibre, pescado ricos en omega 3 como el salmón o el atún, verduras ricas en polifenoles como el pimiento rojo o el tomate y frutas ricas en antioxidantes como las cerezas o las frambuesas.

 
 

SUPLEMENTOS RECOMENDADOS:

 
vitamin-d3---60-tabls-1405593592
 

BIBLIOGRAFÍA:

 

-Egea, E., Garavito, G., Fang, L., Mendoza, D. L., Escamilla, J. M., De Los Ríos, E., … & Sánchez-Borges, M. (2016). Influence of serum levels of vitamin D on IgE response in schoolchildren with asthma in poor communities. Revista alergia Mexico (Tecamachalco, Puebla, Mexico: 1993), 63(3), 252.
 
-Donastin, A. (2016). PENGARUH SUPLEMENTASI VITAMIN D TERHADAP NILAI PENGUKURAN FEV1 PADA PENDERITA ASMA TERKONTROL SEBAGIAN (Doctoral dissertation, Universitas Airlangga).
 
-Ginde, A. A., Mansbach, J. M., & Camargo, C. A. (2009). Vitamin D, respiratory infections, and asthma. Current allergy and asthma reports, 9(1), 81-87.
 
-Hughes, D. A., & Norton, R. (2009). Vitamin D and respiratory health. Clinical & Experimental Immunology, 158(1), 20-25.
 
-Belderbos, M. E., Houben, M. L., Wilbrink, B., Lentjes, E., Bloemen, E. M., Kimpen, J. L., … & Bont, L. (2011). Cord blood vitamin D deficiency is associated with respiratory syncytial virus bronchiolitis. Pediatrics, 127(6), e1513-e1520.

 
 

¡SI TE GUSTÓ, COMPARTE!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Escríbe Un Comentario

16 − Ocho =