5 Mitos sobre nutrición

5 Mitos sobre nutrición

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

En este artículo os traemos 5 de los mitos más frecuentes relacionados con la nutrición, junto a una breve explicación de cada uno, basada en la ciencia, donde se muestra el motivo real por el cual son falsos.

 
 

1-Puedes tomar productos light sin problemas

 
1

Aunque la palabra light siempre ha sido vinculada al concepto bajo en grasa, a nivel legal, para etiquetar un producto light únicamente se tiene que hacer una reducción del 30% de su valor calórico. Las empresas para fabricar sus productos light sustituyen el exceso de grasa o azúcares por edulcorantes acalóricos como es el caso de las bebidas light o por otros nutrientes con menos poder calorífico cambiando parte de las grasas por azúcares.

 

Es por eso, que una gran parte de productos considerados light siguen teniendo cantidades preocupantemente altas de grasas o azúcares simples, haciendo que por mucho que sea light siga teniendo muchas calorías y cantidades altas en nutrientes que es mejor no abusar.

 

Un ejemplo es el caso de la mayonesa light, un producto con menos calorías que la versión normal, pero que puede llegar a contener por cada 100 gramos de producto, unas 300-500 kcal procedentes de la grasa.

 
 

2- Si quieres adelgazar, no debes comer carbohidratos por la noche

 
2

Falso, la ciencia ha demostrado que las diferencias entre consumir todos los carbohidratos del día durante la mañana o hacerlo repartido durante la mañana y la noche, no supone diferencias significativas en cuanto a la pérdida de peso siempre y cuando el consumo de carbohidratos a lo largo del día sea igual para ambos casos.

 

Si quieres saber más...
Para profundizar más acerca de este mito haga clic aquí.
 
 

3- Hay que evitar por completo las grasas saturadas

 
3

En los últimos años, se ha acusado las grasas saturadas de ser una de las principales causantes de gran parte de las enfermedades cardiovasculares y del exceso de peso. Si bien es cierto que un exceso de grasas saturadas se ha relacionado con diversas enfermedades cardiovasculares estas grasas también participan en múltiples funciones a nivel orgánico por lo que no pueden ser eliminadas por completo de nuestras dietas.

 

Se ha demostrado que este tipo de grasa, a diferencias de las trans saturadas, son unas grasas necesarias para el funcionamiento correcto de nuestro sistema cardiovascular y de nuestro corazón.

 

En recientes estudios sobre las tribus Masai y Inuitas, se pudo observar que eran tribus que su ingesta calórica diaria se basaba en un 50% de grasas saturadas, pero a su vez, presentaban uno de los niveles de salud cardiovascular mejores del mundo. La razón, es que aunque se alimentan a base de estas grasas, el total calórico a lo largo del día no supera las demandas del propio cuerpo por lo que no hay un incremento de peso ni la aparición de problemas cardiovasculares a gran escala.

 

Si quieres saber más...
Para profundizar más acerca del impacto de las grasas en nuestro organismo haga clic aquí.
 
 

4- Beber agua comiendo engorda

 
4

Totalmente falso. El agua tiene un aporte calórico nulo por lo que por sí sola ni engorda ni deja de hacerlo. Además, no hay ninguna evidencia científica que nos confirme que consumirla junto a alimentos, provoque un aumento de la absorción de los nutrientes que haga que “engorde”.

 

Al revés de lo que se cree, beberla durante la comida, nos ayuda a saciarnos más y si la tomamos junto a fibra soluble, presente en las frutas o verduras, nos ayudará a regular el tránsito intestinal.

 
 

5- Los zumos envasados son bebidas sanas

 
5

A excepción de los exprimidos naturales que podamos hacer en casa, y los de alguna marca que realmente contienen un 100% de zumo natural, la gran mayoría de los los zumos envasados suelen llevan un concentrado de fruta de entre un 50 y a un 60%, siendo lo sobrante agua, junto a azúcares simples.

 

Como contienen azúcar añadido, es mejor no abusar de estos zumos y siempre que sea posible optar mejor por la pieza de fruta entera, ya que tiene un contenido de vitaminas y fibra mayor.

 
 

¡Si te gustó, comparte!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR