PÉRDIDA DE GRASA Y FACTORES

PÉRDIDA DE GRASA Y FACTORES

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 
 

Pérdida de peso vs. Pérdida de grasa:

 

La pérdida de peso es aquella que viene determinada por un valor X (ejemplo: 80 kilogramos), al usar como instrumento de medida una báscula, y al cabo de cierto tiempo se debe volver a comprobar de nuevo si ese valor ha disminuido (ejemplo: 76’5 kg).

 

Ahora bien, imaginemos por un momento dos sujetos diferentes que pesan 80 kg ante una báscula:
 

  • El sujeto número 1 es deportista y su porcentaje graso se sitúa en un 10%.

  •  

  • El sujeto número 2 es un padre de familia sedentario cuyo porcentaje graso se sitúa en un 37%.

Captura

Como observamos, la báscula nos está dando un valor irreal para poder discernir, tanto sobre la salud de cada sujeto, como de la composición corporal, donde el sujeto número 2 tiene obesidad.
 
Por ello, para una persona cuyo objetivo es la pérdida de peso debemos hacerle ver que no depende del valor que determine la báscula, sino de su composición corporal, que se basará en la pérdida de grasa pero preservando al máximo la mayor cantidad de MASA MUSCULAR.
 
 

Preservar la masa muscular debería ser tu meta:

 

El aumento o la preservación de la masa muscular son de vital importancia en la pérdida de grasa y por ende, la mejora de la composición corporal.
 

Esto es debido al porcentaje de masa muscular que se posea y al aumento del número y de la eficiencia mitocondrial, que conseguirá potenciar la pérdida de grasa ya que las demandas de energía aumentan (incluso cuando se duerme) favoreciendo la AUTOFAGIA.
 

Por tanto, “tu peso no es importante”.
 

Dicho esto, para entender cómo se produce la pérdida de grasa debemos entender que existen unos factores biológicos y unos factores psicosociales que van a afectar a nuestro cuerpo, y rápidamente llegamos a la conclusión de que la pérdida de grasa es multifactorial.
 
 

La pérdida de grasa como problema MULTIFACTORIAL:

 

Factores Biológicos:

 

El metabolismo energético depende de complejas interacciones entre los sistemas que regulan la homeostasis energética, el control de la ingesta y las señales que provienen de los sentidos modulados por el sistema endocrino.
 

Los mecanismos cerebrales que nos hacen tener hambre están regulados por hormonas, que incitan al ser humano a nutrirse y conseguir alimento, sin embargo, ese alimento no debería ser en forma de calorías vacías, grasas trans, aditivos, sales…

 
2

El problema radica en la palatabilidad de esos alimentos que artificialmente han sido modificados para que su textura y sabor sean muy apetecibles y por tanto, se creará una falsa respuesta de rechazo por los alimentos naturales que no tienen el mismo sabor.
 

Factores psicosociales:

 

Unos de los mayores problemas de la sociedad actual es que convive en un ambiente obesogénico donde existe un incipiente sedentarismo, una inadecuada praxis deportiva, a lo que le sumamos la falta de una nutrición saludable y unos hábitos saludables reales.
 

Y si a todo ello, le añadimos la desinformación y la pelea por los conflictos de interés por parte de las industrias que bombardean los medios para que ese ambiente obesogénico se mantenga a largo plazo, el resultado será el aumento de la tasa de obesidad infantil y el aumento de la tasa de obesidad a nivel general.

 

Entre estos factores destacamos:
 

  • El ejercicio físico.

  •  

  • El ambiente.

  •  

  • Hábitos y estilos de vida saludables.

  •  

  • Estrés.

 
 

Mitos sobre la pérdida de grasa corporal:

 
Captura

Si se comienza un plan de ejercicios, perderé grasa corporal:

 
Falso:
 

Para perder grasa hay que generar un déficit calórico a lo largo del día, es decir quemar u oxidar más calorías que las que consumimos. Debemos crear ese déficit de calorías con una nutrición correcta, pero no como método aislado.
 
 

Hacer Cardio vs Hacer Pesas:

 

Si se quiere utilizar el ejercicio como método de pérdida de grasa, el más eficaz es aquel plan de entrenamiento que hace crecer nuestros músculos (entrenamiento de fuerza). Ya que nos permite seguir quemando calorías aun cuando no se está entrenando, a diferencia del ejercicio aeróbico que sólo quema calorías durante la actividad.
 

Por lo que, cuanta más masa muscular tenga, mayor es el gasto calórico debido al incremento de la actividad metabólica basal.
 
 

Hacer ejercicios de baja intensidad:

 
Falso:
 

Hemos dicho que para perder grasa hay que crear un déficit calórico a lo largo del día, ya sea con una dieta hipocalórica, o agregando ejercicio, pero más que nada, combinando ambos factores.
 

Se sabe que el ejercicio de baja intensidad quema grasa y no glicógeno muscular como el de alta intensidad. Pero diferentes estudios demuestran que quemar grasa durante la actividad no reduce la grasa corporal. Es importante aclarar que el ejercicio de alta intensidad contribuye a tener menor porcentaje de masa grasa corporal, puesto que se produce un gasto energético mayor y en menor tiempo.
 

Ejemplo:
10 minutos de alta intensidad consumen 180 kcal aprox. Y 60 minutos de baja intensidad consumen 500 kcal aprox.
 

Para reducir la grasa abdominal, se deben realizar abdominales:

 
Falso:
 

La grasa de una determinada zona no se elimina sólo con ejercicio intenso localizado.
 

Cuando se pierde grasa corporal, se pierde por todo el cuerpo, no por zonas.
 

Realizando ejercicio abdominal, se desarrolla la masa muscular, que será beneficiosa a nivel general pero esa masa por sí misma no da como resultado pérdida de grasa.
 
 

¿Los músculos se convierten en grasa o viceversa?

 
Falso:
 

El músculo no se convierte en grasa, ni al revés, ya que son dos tejidos muy distintos que no se intercambian.
 

Cuando por alguna razón no se puede entrenar por un período de tiempo, los músculos pierden tonicidad (reducen tamaño), pero no se transforman en grasa.
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Alcaraz

José Manuel AlcarazMi nombre es José M. Alcaraz (face JMAlcarazDietista) soy Graduado en CCsAFyD, y a la vez, T.S. de Dietética y Nutrición con clara orientación nutritalibana, poseo varios cursos relacionados con el sector como NSCA, entrenador y preparador físico de fútbol entre otros. Mi lema es “Deporte, filosofía de vida” y me apasiona todo lo relacionado con la nutrición deportiva, ayudas ergogénicas y patologías. En lo deportivo, haciendo especial atención al boxeo y entrenamiento con pesas sea cual sea el objetivo.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR José Manuel Alcaraz