¿Quieres realizar deportes de riesgo?

¿Quieres realizar deportes de riesgo?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Posiblemente, alguna vez habrás visto, ya sea por la tele o en directo, deportistas que practican algún deporte de riesgo como puede ser paracaidismo, bungee jumping o parapente y habrás pensado que te gustaría probarlo.

 

Más allá de una buena condición física y una buena salud, estos deportistas, para poder realizar su deporte de una forma segura, necesitan estar muy preparados psicológicamente para ello.

 
 

¿Estás preparado para un deporte de riesgo?

 

La personalidad de los deportistas de alto riesgo ha sido un tema estudiado en el mundo de la psicología y el deporte debido al interés por conocer qué puede aportarnos ese conocimiento en el estudio de las diferencias individuales en la elección del deporte a elegir.

 

Todos tenemos nuestras preferencias a la hora de realizar un deporte, y estas preferencias tienen mucho que ver con nuestros rasgos de personalidad.

 
1

Existe un rasgo de personalidad, que se ha demostrado que poseen las personas que practican deportes de alto riesgo, denominado “búsqueda de sensaciones”.

 

Este rasgo está formado por 4 elementos:

 

  • Búsqueda de peligro y aventura.

  •  

  • Búsqueda de experiencias.

  •  

  • Desinhibición.

  •  

  • Susceptibilidad al aburrimiento.

 
Las personas que lo poseen, tienen la necesidad de experimentar sensaciones nuevas, variadas y complejas así como la disposición de llevar a cabo actividades físicas y sociales arriesgadas, dado que esto, les provoca un gran placer.

 
 

¿Te sientes identificado?

 

Quizás, alguno de vosotros se sienta identificado con esta descripción, si es así y aún no habéis probado este tipo de deportes, os animo a ello pues vuestros rasgos os predisponen a disfrutarlos al máximo y en caso de que ya los estéis realizando os ayudará a entender cuál es el origen de vuestra afición.

 
 

¿Qué pasa cuando realizamos un deporte de riesgo?

 
2

Cuando nos exponemos a una situación de riesgo, en este caso realizando un deporte de aventura, se altera nuestro sistema nervioso, pues el organismo lo interpreta como una situación que amenaza nuestra supervivencia, y como consecuencia de esto, se producen una serie de cambios físicos que preparan al organismo para afrontar esa situación, tales como aumento de la respiración y ritmo cardíaco, tensión muscular, activación del estado de alerta…etc.

 

A nivel cerebral, también se produce un aumento de adrenalina, que provoca una activación de nuestro sistema de alerta y que además, lleva aparejado como efecto secundario, un aumento de dopamina, un neurotransmisor que provoca sensaciones de placer y bienestar. Es por esto que, algunas personas perciben estas situaciones de riesgo como muy excitantes y placenteras y tienden a exponerse a ellas.

 
 

La necesidad de practicar deporte de riesgo:

 

Algunas personas tienen la necesidad de practicar este tipo de deportes. Esta necesidad de excitación puede deberse a aspectos emocionales: la inseguridad y la baja autoestima pueden llevar a buscar actividades en las que se pueda expresar una valentía que en las relaciones personales no se es capaz de manifestar.

 

Por otro lado, el fracaso experimentado en otros aspectos de nuestra vida puede llevarnos a querer experimentar el éxito mediante el deporte, buscando la sensación de satisfacción que no hemos podido lograr en otros ámbitos. Una relación inadecuada con la sensación de miedo, puede llevarnos también a buscar la subida de adrenalina que proporciona la práctica de estos deportes y que es común con la experimentada a través de esta emoción.

 
3

A nuestro favor, también cabe señalar que no todo riesgo supone una insatisfacción personal, pues el ser humano tiende a buscar desafíos con los que poder superarse a sí mismo, y los deportes de riesgo suponen un gran reto.

 

La satisfacción que produce el ser capaz de resolver y afrontar diferentes tipos de riesgos también se convierte en una motivación para exponerse a ellos.

 

Éstas son algunas de las razones que pueden llevar a algunas personas a realizar este tipo de deportes y teniendo en cuenta que todos tenemos necesidades diferentes, debemos buscar el deporte que mejor pueda satisfacerlas y nos proporcione una mayor sensación de felicidad, ya que al final, el fin de cualquier actividad deportiva no consiste es sino la búsqueda de nuestro propio bienestar personal.
 
 

Siempre con seguridad y moderación:

 
4

La realización de estos deportes conllevan un riesgo añadido al propio riesgo del deporte que practiquemos, ya que la necesidad de vivir al máximo puede acercarnos a situaciones donde nuestra vida corra peligro.

 

Esta teoría, queda reforzada por lo que se denomina “ilusión de control”, la creencia que tienen estas personas de poder dominar la situación, que les lleva a exponerse aún más a situaciones de alto riesgo.

 
¿Te atreves a probarlos?
 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR