¿Es posible una enfermedad por deficiencia vitamínica en nuestra sociedad?

¿Es posible una enfermedad por deficiencia vitamínica en nuestra sociedad?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

En la actualidad, en los países desarrollados es muy difícil tener alguna carencia vitamínica debido a la gran abundancia y variabilidad de alimentos que disponemos. Sin embargo, cuando realizamos dietas hipocalóricas muy restrictivas con el objetivo de definir o perder grasa corporal y consumimos muy pocas calorías, es más fácil que aparezca alguna deficiencia y más si son dietas que no han sido elaboradas por un dietista/nutricionista.

 

En este artículo os voy a mostrar de una forma clara y concisa los principales problemas, con sus signos y síntomas, derivados de la deficiencia de alguna vitamina.

 
 

Deficiencia de vitamina B1 (Tiamina):

 
b1

La deficiencia de esta vitamina provoca el conocido beriberi. En función de la gravedad de la deficiencia, el beriberi puede provocar daños en los nervios de las piernas y brazo hasta llegar a ocasionar daños en el miocardio (corazón) o en el cerebro (1). Además, también se ha visto que afecta al sistema cardiovascular y gastrointestinal.

En nuestro país, esta deficiencia aparece pocas veces debido a una mala alimentación. Sin embargo, sí que se dan múltiples casos de beriberi derivados de un alcoholismo.

 
 

Deficiencia de vitamina B2 (Riboflavina):

 
b2

La deficiencia de riboflavina conlleva múltiples problemas en la cavidad bucal (boca), destacando la inflamación de la garganta y la aparición de llagas en los labios y en la lengua. También se relaciona la deficiencia de vitamina B2 con una disminución de los glóbulos rojos y trastornos en el hígado.

 
 

Deficiencia de vitamina B3 (Niacina):

 

Es una de las deficiencias de vitaminas hidrosolubles más comunes. Un consumo reducido de alimentos ricos en vitamina B3 puede ocasionar pelagra, una enfermedad que empieza afectando la piel ya que provoca dermatitis y termina afectando a todo el organismo causando intensos dolores de cabeza, vómitos, diarreas… Si no se trata esta enfermedad puede ocasionar pérdidas de memoria a corto plazo e incluso puede llevar a la muerte (2).

 

Se ha observado que la deficiencia de vitamina B3, también puede ser producida directamente por una deficiencia de triptófano (aminoácido).

 
 

Deficiencia de vitamina B5, B6 y B7:

 

No se han registrado casos significativos de estas deficiencias ni con dietas pobres en estos micronutrientes.

 
 

Deficiencia de vitamina B9 (Ácido fólico o folatos):

 
b9

Esta es una deficiencia muy común en nuestra sociedad. Puede darse tanto por una insuficiencia de vitamina B9 en nuestra dieta como por otros factores no nutricionales como son el embarazo o la aparición de distintos cánceres que provoquen un aumento de los requerimientos de folatos (3). También puede darse por la interacción de otros medicamentos o por el consumo excesivo del alcohol. Es de vital importancia para todas las mujeres embarazadas, suplementarse con ácido fólico para un correcto desarrollo del cerebro y la médula espinal del feto.

 

Provoca una anemia que disminuye la cantidad de glóbulos rojos presentes en nuestra sangre, y aumenta el tamaño de los mismos. Esto, ocasiona una disminución de la capacidad de transportar oxígeno de la sangre y como consecuencia poder dar lugar a fatiga, debilidad y dificultades respiratorias. Otros síntomas que indican una posible deficiencia de vitamina B9 son intensos dolores de cabeza o úlceras en la boca y lengua.

 
 

Deficiencia de vitamina B12 (Cobalamina):

 
b12

Es otra de las deficiencias más comunes en nuestra sociedad. La principal causa es una afección autoinmunitaria conocida como anemia perniciosa relacionado con una mala absorción de la vitamina B12 de los alimentos resultante de una destrucción de las células del estómago encargadas de la absorción de dicha vitamina (4). Otra posible causa de esta deficiencia es una infección por la bacteria Helicobacter pylori que causa una inflamación del estómago y una disminución de esta vitamina.

 

La deficiencia de vitamina B12 conlleva a una deficiencia a la larga de vitamina B9 ya que disminuye la síntesis de enzimas necesarias para el aprovechamiento de los folatos. Es por eso que una deficiencia nutricional de vitamina B12 terminará convirtiéndose en una anemia donde los glóbulos rojos serán más grandes, inmaduros a la vez que contendrán menos hemoglobina. Los síntomas de esta deficiencia son un leve hormigueo en las extremidades, pérdida de memoria, desorientación y si no se trata, puede dar lugar en demencia.

 
 

Deficiencia de vitamina C (Ácido ascórbico):

 
c

Es una deficiencia muy rara en nuestra sociedad debido a que para evitarla tan solo necesitamos 10 mg de vitamina C, lo correspondiente a media mandarina pequeña. Puede darse también en casos de alcoholismo extremo. Provoca una enfermedad potencialmente mortal conocida como escorbuto, una debilitación de los vasos sanguíneos, los huesos y el colágeno, lo que deriva a hemorragias internas y posibles hematomas.

 
 

Deficiencia de Vitamina A (Retinol):

 

Consumir poca vitamina A conlleva problemas de visión tales como la ceguera nocturna (dificultad para adaptarse a la oscuridad) o la xeroftalmia (sequedad ocular). Una deficiencia prolongada de esta vitamina puede llegar a ocasionar ceguera ya que provoca cambios en las células del revestimiento de la córnea (5). También puede ocasionar manchas de bitot (unas manchas de color blanco grisáceas, de forma ovalada y aspecto espumoso que aparecen en la membrana que cubre la parte visible del ojo).

 

La deficiencia de vitamina A también se relaciona con deficiencias del sistema inmunológico y trastornos en el crecimiento y la formación ósea de los niños.

 
 

Deficiencia de Vitamina D (Calciferol):

 

Es una de las deficiencias más comunes. Consumir poca vitamina D provoca una mala absorción del calcio. Esta disminución de la absorción provoca una deficiencia de calcio en nuestro organismo lo que provoca que se tenga que movilizar calcio de los huesos para mantener el nivel normal de calcio en el suero (6). Como consecuencia de esta movilización, puede aparecer raquitismo (crecimiento de los huesos impedido o deformidad de los mismos), si la deficiencia aparece en etapa joven, osteoporosis (disminución de la masa ósea) u osteomalacia (reblandecimiento de los huesos), si la deficiencia aparece en etapa adulta.

 
raquitismo
 

Deficiencia de Vitamina E (Tocoferol):

 

Se trata de una deficiencia muy rara. Hasta el día de hoy, no se ha registrado ningún caso de deficiencia de vitamina E originada por dietas bajas en este nutriente (7).

 
 

Deficiencia de Vitamina K (Fitomenadiona):

 

La deficiencia de vitamina K es no está presente en nuestra sociedad puesto que muchos alimentos contienen esta vitamina, y la cantidad necesaria es muy baja.

 
 

Conclusiones:

 

En dietas normocalóricas, donde se consumen una amplia variedad de alimentos, es muy difícil que pueda aparecer ninguna deficiencia. No obstante, sí que hay casos de deficiencias registradas en nuestra sociedad, en dietas muy estrictas con un recorte de calorías muy grande y con poca variedad de alimentos.

 

También hay casos de deficiencia vitamínica por desconocimiento al adoptar una corriente nutricional, como por ejemplo la deficiencia de vitamina B12 en personas veganas que no se suplementan con la misma.

 
 

BIBLIOGRAFÍA:

 

1- Tanphaichitr V. Thiamin. In: Shils M, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease. 9th ed. Baltimore: Williams & Wilkins; 1999:381–389.
 
2- Jacob R, Swenseid M. Niacin. In: Ziegler EE, Filer LJ, eds. Present Knowledge in Nutrition. 7th ed. Washington D.C: ILSI Press; 1996:185–190.
 
3- Herbert V. Folic acid. In: Shils M, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Nutrition in Health and Disease. 9th ed. Baltimore: Williams & Wilkins; 1999:433–446.
 
4- Baik HW, Russell RM. Vitamin B12 deficiency in the elderly. Annu Rev Nutr. 1999; 19:357–377.
 
5- Semba RD. Impact of vitamin A on immunity and infection in developing countries. In: Bendich A, Decklebaum RJ, eds. Preventive Nutrition: The Comprehensive Guide for Health Professionals. 2nd ed. Totowa: Humana Press Inc; 2001; 329–346.

 

6- Holick MF. Vitamin D: A millenium perspective. J Cell Biochem. 2003; 88(2):296–307.

 

7- Traber MG. Vitamin E. In: Bowman BA, Russell RM, eds. Present Knowledge in Nutrition. 9th ed. Volume 1. Washington, D.C.: ILSI Press;

 

8- Olson RE. Vitamin K. In: Shils M, Olson JA, Shike M, Ross AC, eds. Modern Nutrition in Health and Disease. 9th ed. Baltimore: Williams & Wilkins; 1999:363-380.

 

9- http://www.nutri-facts.org/es_ES/home.html.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López