¿ Quieres aprender a sacarle un mayor partido a tu memoria?

¿ Quieres aprender a sacarle un mayor partido a tu memoria?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Si queremos mejorar nuestra memoria es importante en primer lugar, conocer cómo funciona para poder sacarle un mayor partido. Como vimos en el artículo anterior, los recuerdos se encuentran almacenados en circuitos asociados, de modo que evocando una parte de ellos, activamos los circuitos relacionados. Pero no solo debemos conocer como aprendemos, si no, qué podemos hacer para no olvidar, es decir, cómo podemos mantener los recuerdos almacenados para poder recuperarlos cuando los necesitemos.

 
 

Factores que condicionan el OLVIDO

 

Los factores de los que depende el olvido son múltiples:

 

– el modo de aprendizaje,

 

– el número de repeticiones,

 

– el interés,

 

– la motivación o las condiciones de retención son clave en el mantenimiento de los recuerdos.

 
 

«Factores que disminuyen el olvido podemos encontrar: una forma de estudio regular y constante, el  ejercicio y la vida al aire libre así como el sueño reparador»

 

Las condiciones en las que se memoriza y se extraen los recuerdos también influyen. Recordamos mejor si estamos tranquilos y relajados, la probabilidad de olvidar será menor cuantas más veces hayamos evocado el recuerdo  y ordenar mentalmente los recuerdos nos facilitará su posterior recuperación.

 

Por otro lado, el mejor estímulo para recordar un dato o un hecho es la pregunta, interrogación o inquietud. La curiosidad nos ayuda a aprender ya que la información que nos sorprende aumenta nuestra atención fijando el conocimiento más rápidamente.

 

En cuanto a la forma de almacenar los datos existen diferentes métodos de registro:

 
– Métodos basados en la repetición, en dónde el recuerdo se intensifica cuantas más veces lo recuperemos. Para ello podemos utilizar diferentes vías: vista, oído, voz, escritura…
 
– Métodos basados en la razón, en dónde se intentan almacenar los recuerdos: clasificándolos, ordenándolos, analizándolos por partes… Es decir, comprendiendo aquello que queremos retener.
 
– Métodos basados en reglas mnemotécnicas, donde asociamos números con palabras, utilizamos iniciales para formar palabras o frases más sencillas de memorizar, realizamos dibujos, inventamos canciones.

Una buena estrategia es utilizar una combinación de los tres, de modo que para almacenar un recuerdo podríamos:

 
1. Clasificarlo y ordenarlo
 
2. Utilizar una regla mnemotécnica
 
3. Repasarlo frecuentemente.
 

Como vemos, las tres leyes fundamentales del recuerdo son:

 
– La Impresión. Para fijar el recuerdo es importante forjar una impresión consolidada y duradera del mismo y para ello es fundamental la concentración.
 
– La repetición. Cómo hemos dicho antes, cuantas más veces evoquemos un dato más fácilmente nos resultará volver a recuperarlo.
 
– La asociación. Dado que los recuerdos se almacenan en circuitos asociados, cuantas más asociaciones hagamos más vías tendremos para acceder a él.
 

Y por supuesto, en la base de estas leyes se encuentra la atención, seguramente si no somos capaces de recordar algo, es porque no hemos puesto atención en ello.

 

Una forma de mejorar nuestra atención es practicando la observación. Fijarnos en los detalles, preguntarnos acerca de características de un objeto, tratar de visualizar un paisaje o una estancia. Éstos son modos de crear imágenes mentales que se almacenarán en nuestro cerebro.

 
 

Como vemos, son muchos los recursos que podemos utilizar para facilitar nuestro aprendizaje y mejorar nuestra memoria y dado que ésta se puede entrenar, solo nos queda poner en marcha todos estos métodos y disfrutar de unos buenos recuerdos.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Mª Ángeles Infante

Mª Ángeles InfanteHola, mi nombre es Mari y soy licenciada en psicología. Actualmente, compagino esta disciplina con la nutrición deportiva y el fitness, de las que soy una gran apasionada. Desde la comunidad de PMF, intentaré acercaros al mundo de la psicología, cada vez más vinculada a éste ámbito, tratando de integrar estas tres disciplinas, para que podamos aprender y comprender, como se comporta, tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, en relación a la práctica deportiva.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Mª Ángeles Infante