¿Quieres perder peso? ¡No caigas en sus redes!

¿Quieres perder peso? ¡No caigas en sus redes!

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Durante el verano es fácil coger algún kilo debido a los excesos alimenticios, disminución de los entrenamientos y falta de rutina, y a la vuelta vienen las prisas por perderlos, con lo que es fácil recurrir a las llamadas dietas milagro.

 

Pero, ¿qué son las dietas milagro?

 

Seguro que en alguna ocasión habréis oído hablar de la dieta de la alcachofa o la del potito o la dieta Dukan. Éstas, son solo algunas de ellas.

 
 

¿Cómo podéis identificarlas?

 

El grupo GREP-AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas) elaboró un documento donde señala algunas de las condiciones que cumple una dieta milagro:

 

– Prometen resultados “rápidos” y “mágicos”.

 

– Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos.

 

– Contiene listas de alimentos buenos y malos.

 

– Exageran la realidad científica de un nutriente.

 

– Aconsejan productos dietéticos a los que se les atribuyen propiedades extraordinarias.

 

– Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.

 

Además son dietas que siguen muchas famosas, y que son publicitadas en diferentes medios como la televisión, revistas, etc. , y se ponen de inmediato de moda pese a ser cuestionadas por expertos.

 

Son fruto de la búsqueda de beneficios económicos más que de la promoción de una alimentación sana, y son prescritas por personas sin conocimientos científicos ni profesionales en el campo de la nutrición.

 

En general, estas dietas son muy restrictivas, y conducen a deficiencias en vitaminas y minerales, alteraciones del metabolismo y a una monotonía alimentaria que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para nuestra salud. Al ser dietas hipocalóricas, el organismo reacciona compensando la falta de energía recibida con un aumento de la destrucción de las proteínas corporales, como fuente alternativa de energía, lo que provoca una pérdida de masa muscular y, por otro lado, la formación de sustancias peligrosas para el organismo cuando la dieta se prolonga en el tiempo.

 

Sin embargo, se interpreta erróneamente la pérdida de masa muscular y de peso con el éxito de la dieta, pues dan buenos resultados al subirse a la báscula durante las primeras semanas. Esto es debido a que el tejido muscular es rico en agua, con lo que se elimina mucho líquido en la primera fase.

Por otro lado, estas  dietas favorecen una recuperación muy rápida del peso perdido cuando se vuelve a comer de la forma habitual. Es lo que se conoce como efecto “rebote” o efecto “yo-yo”. Ese peso recuperado se debe principalmente a la formación de  tejido graso, que es precisamente el que origina problemas de salud y el que deberíamos reducir con la dieta.

 

Además, provocan deficiencias de vitaminas y minerales, pueden producir efectos psicológicos negativos e incluso llegar a desencadenar en trastornos del comportamiento alimentario.

Todo esto, puede ocasionar en los deportistas una disminución del rendimiento deportivo, una mayor tendencia a la fatiga, mayor riesgo a padecer alguna lesión y a empeorar la recuperación tras los entrenamientos o competiciones.

 

A continuación os presento algunas de las más conocidas dietas milagro, para que no caigáis en sus redes:

 

Dieta de la sopa

Dieta de la luna

Dieta de Atkins

Dieta del pomelo

Dieta de la piña

Dieta de la alcachofa

Dieta de los potitos

Dieta del limón

Dieta del grupo sanguíneo

Dieta Perricone

Dieta Dukan

Dieta de la Clínica Mayo

 

La dieta de la alcachofa se puso de moda hace algunos años, y aún sigue estando muy presente, ya que numerosas famosas en España han sido imagen de ella..

 

Existen distintas formas de realizarla, pero la más conocida es la que se lleva a  cabo durante un máximo de tres días, lo que te permite adelgazar tres kilos y lo que es una autentica barbaridad. En esta dieta se permite acompañar a la alcachofa con otros alimentos como frutas y lácteos, y ocasionalmente pan integral o arroz.

 

Se usa la alcachofa debido a que es un alimento poco calórico y tiene alto contenido en fibra. Además le atribuyen propiedades casi mágicas: increíble efecto diurético, mejoría de la digestión de las grasas, mejoría de la función renal y hepática y la absorción de la glucosa en sangre. En estas propiedades se podrían puntualizar muchas cosas, y hay que tener en cuenta que es una dieta monótona e hipocalórica caracterizada por no aportar todos los nutrientes, principalmente proteínas y grasas, al igual que todas las dietas que se basan en el consumo de un único alimento para adelgazar. Por lo tanto, no es una dieta ni equilibrada, ni sana.

 

La realización de esta dieta produce una pérdida de peso notable en muy poco tiempo, sin embargo cuando se vuelve a comer de todo, se recuperan los kilos perdidos.

 

La alcachofa es un alimento con alto contenido en agua y nutrientes beneficiosos para el organismo humano, por lo que debe formar parte de nuestra dieta habitual, pero acompañada de otros muchos alimentos que nos aseguren el aporte de todos los nutrientes necesarios.

 

Entre las dietas milagro de moda más recientes, encontramos la dieta Perricone.

 

En esta dieta se vende juventud y delgadez con una dieta “saludable y antiinflamatoria”, basada en antioxidantes, “que ayuda a eliminar el hinchazón y mejorar la firmeza y el tono de la piel.”

 

Según su autor, un dermatólogo llamado Nicholas Perricone, “nos veremos más jóvenes en tan solo tres días”. En cambio, no opina lo mismo la doctora Karen Burke, portavoz de la Academia Americana de Dermatología, quien considera que “es prácticamente imposible” borrar las arrugas de la piel gracias a los consejos de Perricone. El aspecto de la piel puede mejorar un poco por una dieta saludable, pero muy a largo plazo y sin necesidad de recurrir a “superalimentos”, como los que promociona Perricone.

 

Esta dieta, además de hacernos perder dinero, puede hacer que perdamos salud, ya que no tiene fundamento científico, ni está personalizada, y se pasa por alto la reeducación de los hábitos no saludables. Existen también todos los riegos citados anteriormente, y a ellos hay que sumar los peligros que acompañan el consumo de complementos alimenticios de manera no controlada.

 

Por todo esto, huye de las dietas milagro. Y si necesitas perder peso, acude a un profesional que te ayude con una dieta personalizada y adaptada a tus características y necesidades.

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Laura Jorge Martínez

Laura Jorge MartínezSoy Laura Jorge Martínez, y soy Diplomada y Graduada en Nutrición Humana y Dietética. Además, tengo un Máster en Cineantropometría y Nutrición Deportiva. Actualmente trabajo asesorando a pacientes tanto online como en consulta privada. También escribo en diferentes blogs, ya que me encanta divulgar salud. Soy fan del deporte, así que todos los días saco tiempo para entrenar. En mi opinión, cuidar de tu alimentación es cuidar de tu salud. Por ello os animo a seguir mis publicaciones, para que podáis poner en práctica toda la información que os quiero transmitir.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Laura Jorge Martínez