¿Quieres saber por qué en tus noches de fiesta vacías la nevera antes de acostarte?

¿Quieres saber por qué en tus noches de fiesta vacías la nevera antes de acostarte?

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Te habrá pasado más de una vez que volviendo de fiesta y después de una noche de locura con el alcohol, tu siguiente víctima es la nevera y más concretamente todo lo que en ella puedes encontrar… Ya no es cuestión de dieta, ni calorías, es atracón y rebajar la sensación de apetito voraz con la que no te puedes ir a dormir. En muchas ocasiones esa situación se ve calmada con hacer un stop en alguna cadena de comida rápida y para llevar, para acrecentar con unas buenas vistas y ya cuando el Sol empieza a salir, acostarse por fin.

 
 

¿Dónde ha sido?

 

No toda explicación por eso es tan evidente y es el cerebro quien actúa así respondiendo a unos complejos factores subyacentes. En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Indiana (EEUU) en la que un equipo de científicos de la Escuela de Departamentos de Medicina y Neurología de la Medicina indican que el cerebro después de beber mucho es vulnerable a las señales que transmiten una serie de alimentos, llevándonos en consecuencia a comer mucho más de lo que en situación sobria ingeriríamos.

 
 

Resultados del estudio

 

Una vez realizado el estudio y en el que claramente había dos grupos muestra significativos de un grupo de 35 mujeres que habían sido invitadas a actuar de formas diferenciadas para determinar los resultados que a continuación se comentarán.

 

Mujeres no vegetarianas, ni fumadoras que estaban dentro de un peso normal. Algunas de ellas ingirieron cada día alcohol mientras que otras un placebo salino. Los resultados fueron reveladores y aquellas personas que habían consumido alcohol activaron zonas de su cerebro más susceptibles a algunos aromas que las mujeres que habían ingerido el placebo salino. Por lo tanto se llegó a la conclusión que la atracción a los alimentos era mayor en una situación respecto a la otra.

 
 

Conclusiones

 

Esto sirvió para provar que es cierto que el cerebro juega un papel importante en la regulación de ingesta de alimentos y que el alcohol causa una serie de cambios en nuestro comportamiento que favorece que sucedan cosas que en estado sobrio no sucederían, en lo que a alimentación se refiere. Un aumento considerable de alimentos respecto situación normal. Es por eso también que muchas veces cuando se asocia el alcohol a ganar peso este se debe a que las bebidas alcohólicas en sí pueden incluir calorías vacías, pero combinadas con los alimentos que se ingieren crean un cocktail devastador.

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Equipo #bePMF

Equipo #bePMFLa mayor comunidad de nutrición deportiva y deporte de la red.

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Equipo #bePMF