El motor que lo mueve todo

El motor que lo mueve todo

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Para mi primer post en #bePMF he querido comentar sobre un tema que me apasiona, dentro de los muchos temas que trataré semana a semana os daré «herramientas» para poder llevar vuestros sueños e ilusiones (deportivas, personales, profesionales) a buen puerto, por eso hoy empiezo con un factor clave a la hora de cumplir tus objetivos sean cuáles sean.

En el estudio del comportamiento humano y la manera de lograr su máximo potencial, he encontrado un elemento en común, llamado de miles de maneras diferentes y que a mis clientes intento englobar con un solo termino: LA INTENSIDAD.

En el deporte, en la vida, en las relaciones personales, en el trabajo, en los hobbies…. cambia de nombre si lo prefieres, dale las vueltas que quieras, llámale: motivación, energía, fuerza, ganas, ímpetu, pasión….. el resultado es el mismo, la INTENSIDAD es lo que convierte los sueños en realidad.
Todos nosotros día a día, mediante nuestros actos/hábitos/acciones/decisiones marcamos dicha intensidad a todo lo que hacemos, si es algo que nos motiva y consideramos que es importante nos dejamos la piel, marcamos una intensidad elevada, un ritmo alto, en definitiva nos va la vida y por eso nos esforzamos al máximo.
Pero claro somos seres humanos, preferimos placeres inmediatos a grandes logros, pasa el tiempo y perdemos intensidad y con ello el interés y el deseo de lograr algo. Caemos en rutinas y dejamos de perder entusiasmo, al cabo de los días, meses, años nos damos cuenta que ya no tenemos tanta fuerza y para no hacernos daño emocionalmente, decidimos restarle en muchas veces importancia o peor aún, no nos damos cuenta que estamos perdiendo cosas increíbles por nuestra apatía.
En lo laboral:
¿Cómo trabajas tu último día antes de las vacaciones? ¿Con qué INTENSIDAD trabajas? Cuando inicias un proyecto nuevo que te estimula, ¿Qué INTENSIDAD y nivel de actividad tienes? Empiezas en un trabajo nuevo, ¿Qué INTENSIDAD demuestras a tu encargado y a tus compañeros nuevos?
En lo sentimental:
¿Con qué INTENSIDAD amabas a tu mujer o novia el primer mes de relación? Cuando te rompieron el corazón, ¿Con qué INTENSIDAD sufriste por su pérdida?  ¿Cuánta pasión diste en tu primer beso?
En el deporte:
¿Cómo entrenas las primeras veces cuando tienes un objetivo importante? ¿Cómo entrena un equipo profesional (del deporte que sea)? Cuando quedan 10 minutos para acabar un partido que vas perdiendo, ¿Cuántos balones recuperas? ¿Cuando quedan pocos días para conseguir tu objetivo físico, a qué INTENSIDAD realizas las repeticiones?
Si te fijas hay un denominador común, o bien son las primeras veces (primer mes de relación, primeros entrenamientos, nuevo trabajo, nuevo proyecto), o son momentos cruciales y sin tiempo de reacción (último día de vacaciones, ruptura, últimos minutos de un partido), o la que más me gusta y la que marca la diferencia, los profesionales que tienen por costumbre  un tanto rara para la mayoría) de entrenar, de vivir, de trabajar siempre con INTENSIDADES altísimas, pues para ellos son sus mínimos exigibles.
Como ejercicio de autoconocimiento y sobretodo con el objetivo que podamos ver donde necesitamos dar un chute de INTENSIDAD, recomiendo hacer un ejercicio donde pongamos todas las variables de todo aquello que queramos mejorar o volver a tener y ver qué INTENSIDAD necesitan para funcionar bien.
Paso número 1:
Elegid entre aquellas cosas que no funcionan como deberían (laboral, sentimental, físico, organizativo..)
Paso número 2:
Realizar estas preguntas
¿Qué intensidad tenía cuando empecé…?
¿Qué intensidad tengo ahora?
¿Qué intensidad necesito tener para lograr…?
Paso número 3:
Poner  i1,i2 o i3 según sea la intensidad que hay que poner en vuestro objetivo, hay que ser consecuentes con las decisiones tomadas y aplicar los procesos necesarios para pasar a la acción.

«No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.»

Espero que al darnos cuenta de la importancia de este factor clave, podamos volver a dar «calor» de nuevo a nuestros sueños y proyectos, mi mejor consejo es que mantengáis la INTENSIDAD siempre elevada en las áreas de vuestra vida que más lo necesitan. 
Feliz semana a [email protected] y darle duro al #bePMF
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR