¡Di sí a la pasión por el deporte y no a la obsesión!

¡Di sí a la pasión por el deporte y no a la obsesión!

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

El deporte es una herramienta imprescindible para mantener un buen nivel de salud tanto a corto como a largo plazo. Además, ayuda a sentirse mejor con uno mismo y más cuando se consigue una mejora en el rendimiento deportivo y/o estético.
 

No obstante, la búsqueda de unos objetivos establecidos de forma errónea, en algunos casos pueden dar a lugar a una obsesión desmesurada, pudiendo llegar a provocar trastornos en la alimentación.

 
1

Los trastornos de alimentación son un tema de especial relevancia en la sociedad actual, debido al alto porcentaje de personas que lo sufren. Cada vez estos trastornos aparecen antes, en población cada vez más joven. Además se ha detectado un aumento paulatino del número total de nuevos casos.
 

Partimos por tanto de la idea que el deporte puede propiciar el desarrollo de este tipo de enfermedades, a la vez que, puede ser un medio muy eficaz tanto para su prevención como para su tratamiento.
 
En este artículo hablaremos de los trastornos de la alimentación más frecuentes en deportistas.

 
 

¿QUÉ SON LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN?

 
2

Los trastornos de la alimentación son un grupo de enfermedades causadas normalmente por la preocupación excesiva hacia el peso corporal y el aspecto físico donde se producen unas alteraciones en los hábitos alimenticios comunes. Como norma general, son trastornos originados por la interacción de diferentes causas de origen biológico, psicológico, familiar y sociocultural.

 
 

PRINCIPALES TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN:

 

Los trastornos alimenticios más frecuentes en nuestra sociedad son:

 

  • Anorexia nerviosa: Se caracteriza por una pérdida excesiva de peso y un miedo a ganar peso producido, en la mayoría de los casos, por una alteración de la percepción de su propio cuerpo.

  •  

  • Bulimia nerviosa: Se caracteriza por ingestas de grandes cantidades de comida, en un corto plazo de tiempo, con la sensación de no poder controlarlo. Además, se desarrollan conductas compensatorias como el vómito, para minimizar la ganancia de peso.

  •  

  • Trastorno por atracones: Se caracteriza por episodios continuos de ingesta de comida de forma descontrolada, pero, en este caso, no se utilizan conductas compensatorias.

  •  

  • Pica: Se caracteriza por el deseo y la ingesta de sustancias sin valor nutritivo como el papel o metales. Este caso no está tan ligado al factor físico de la persona sino que viene originado, en la mayoría de casos, por alguna alteración psicológica.

 
 

FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS AL DEPORTE:

 
3

La relación más directa que podemos establecer entre el deporte y la alimentación radica en el hecho de que éste produce cambios en las necesidades nutricionales de los deportistas, más aún si se produce a nivel de competición. Esto conlleva un intento de modificar la dieta para alcanzar unos determinados objetivos dependiendo del deporte en cuestión: un mayor rendimiento, crecimiento muscular, fuerza, velocidad…
 

El control del peso, es una de las exigencias de la mayoría de las prácticas deportivas, y ello conlleva a adoptar por parte del deportista la responsabilidad de introducir una estrategia de control sobre su alimentación, lo que implica centrarse en la propia imagen corporal, que siempre se tratará de mejorar.

 

En estos casos, la imagen se convierte en un objetivo a mejorar, generalmente con la voluntad de alcanzar un determinado peso. Esto sumado a la percepción de la propia imagen corporal que en la mayoría de los casos es baja, contribuye al desarrollo de la distorsión corporal, tan característica en estos trastornos, produciendo un desajuste entre la imagen deseada y la imagen actual.

 

Otro factor de riesgo, puede ser la presión que en ocasiones ejercen algunos entrenadores, aumentando en exceso el volumen de entrenamientos. Este factor puede también exacerbar el problema e incentivar la aparición de trastornos alimentarios en las personas más vulnerables.

 
 

EL VERDADERO PROBLEMA…

 
Captura

Todos los factores de riesgo mencionados son parte íntegra de los deportes. El verdadero problema radica cuando estas modificaciones alimenticias se hacen sin previos conocimientos de nutrición o dietética y se empieza a cambiar hábitos alimenticios sin centrarse en la salud.

 

Es aquí cuando aparecen:

 

  • La omisión o el aumento descontrolado de comidas.

  •  

  • La selección de determinados alimentos dejando fuera grupos de alimentos necesarios.

  •  

  • La monotonía en la dieta proporcionando la falta de determinadas vitaminas o minerales.

 

Cuando estas conductas se vuelven obsesivas, el pensamiento se focaliza en aumentar o disminuir el peso y todos los comportamientos que realiza el deportista acaban girando alrededor de la comida. Sin darse cuenta, lo que comenzó con hábito saludable y una meta deportiva, se convierte en una enfermedad psicológica de la que no se tiene control.
 

Sabiendo esto, tened especial cuidado con las decisiones alimentarias que toméis y cuidad siempre la salud de vuestro cuerpo, que al fin y al cabo es el principal objetivo de este estilo de vida.

 
 

¡SI TE GUSTÓ, COMPARTE!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Escríbe Un Comentario

17 − 12 =