Tres factores claves para un correcto sistema digestivo

Tres factores claves para un correcto sistema digestivo

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

El sistema digestivo se encarga de hacer la digestión, un proceso formado por una gran cantidad de órganos que permite que se transformen los alimentos que comemos en nutrientes y que éstos sean absorbidos por nuestro organismo.
 

En nuestro sistema digestivo viven una serie de microorganismos muy importantes para todo este proceso. Son los popularmente conocidos “flora bacteriana”, aunque la forma correcta de llamarla es microbiota. Entre sus funciones destacan en control del sistema inmunitario y la regulación de la permeabilidad y el equilibrio intestinal, ayudando y favoreciendo los procesos de digestión.
 

En este artículo hablaremos de 3 factores clave para mejorar la salud de nuestra microbiota y con ello, nuestro sistema digestivo.
 

La importancia del entrenamiento, la alimentación y el descanso

 
 

ENTRENAMIENTO DE MUSCULACIÓN

 

    1- Favorece la motilidad intestinal. El ejercicio físico mejora el tránsito y previene el estreñimiento, así que a todas esas personas que os cueste ir al lavabo, aquí os presento una solución natural.

     
    2- Como dije cuando hablamos del sistema muscular, el ejercicio mejora el tono muscular de la zona abdominal, contribuyendo a mantener los órganos internos en su sitio.

     
    3- El ejercicio físico incrementa la liberación de endorfinas, las hormonas de la felicidad, reduciendo así el estrés y los malestares digestivos que causa éste.

     
    4- Acelera el metabolismo, haciendo que las digestiones sean más rápidas y que no nos sintamos pesados cuando comemos.

     
    5- El ejercicio físico produce una bomba de hormonas en nuestro organismo, y entre ellas se liberan las que controlan el apetito. Por tanto, realizar ejercicio físico nos ayudará a no comer más de lo debido y a seguir una alimentación correcta y equilibrada, ya que si a nuestro cuerpo le damos salud, también nos la pedirá.

     
    6- Además, nos ayudará a seguir unas buenas pautas alimenticias antes y después de entrenar, ya que cuando entrenamos el bombeo de sangre se concentra en la musculatura. ¿Qué sucede con el aparato digestivo? Que queda en segundo plano y si comemos alimentos pesados/procesados nos sentarán mal.

     

ALIMENTACIÓN:

 

La alimentación, obviamente, es clave para tener un sistema digestivo saludable. Es decir, para que el sistema digestivo funcione bien debemos darle alimentos de calidad, variados y equilibrados. Quizás para el paladar es mucho más apetitoso una bolsa de patatas o un paquete de galletas, pero en nuestro interior el efecto no es lo mismo. Hay veces que nos sentimos con el estómago inflado, pesadez, estreñidos, etc., y esto puede ser porque no le estemos dando al cuerpo alimentos beneficiosos para nuestro sistema digestivo. Os voy a dejar algunos alimentos que podéis incluir en vuestra dieta para mejorar vuestra salud digestiva:

     
    1- Mango. Es beneficioso para vuestras bacterias intestinales, y ayuda a reducir grasa corporal y el azúcar en sangre.

     
    2- Aceite de coco. Contiene ácidos grasos que ayudan a eliminar las levaduras y bacterias malas de nuestro estómago y reducen la acidez.

     
    3- Chocolate puro. Se ha visto que es un buen probiótico, es decir, ayuda a repoblar la microbiota intestinal y mantenerla saludable.

     
    4- Alimentos altos en fibra, como las manzanas, la avena, los guisantes, la verdura, etc., ya que la fibra ayuda a que los alimentos se muevan bien por el aparato digestivo digiriéndose mejor.

     
    5- Salmón. Es un alimento rico en ácidos grasos omega-3, muy antiinflamatorios. Estos son importantes para evitar inflamaciones intestinales.

     
    6- Yogurt y kéfir. Dos alimentos ricos en calcio y probióticos, ya que contienen muchas bacterias de las que habitan en nuestro aparato digestivo y ayudan a repoblarlo.

     

DESCANSO:

 

A pesar de que muchas personas aman dormir después de comer, la famosa siesta, no es recomendable realizarla, ya que cuando nos dormimos nuestro cuerpo disminuye su actividad y gastamos menos energía. Esto provoca que las digestiones sean más lentas y no se asimilen bien los nutrientes, haciendo que nos sintamos más pesados de lo habitual. El proceso de digestión requiere de mucha energía, por tanto, si disminuimos nuestro metabolismo durmiendo puede ser contraproducente.

 

Lo que sí es cierto es que después de comer debemos reposar, mantener nuestro cuerpo activo, pero centralizando toda su energía en el proceso de digestión. Si eres de digestiones pesadas, quizás estos trucos te puedan interesar para mejorarlas:

 

  1. Debemos relajarnos sin llegar a dormir, no hace falta una hora, con 20 minutos nuestro organismo se pondrá manos a la obra para empezar a digerir todo lo que hemos comido. Si queremos dormir debemos esperar unas dos horas, cuando ya hayamos hecho prácticamente toda la digestión.
  2.  

  3. No te tumbes para descansar, ya que podemos tener reflujos de los fluidos que nuestro sistema digestivo está secretando.

 

Además, se ha visto que un sueño de mala calidad también afecta a nuestra salud digestiva. Es muy importante establecer unas horas de descanso y sueño, es decir, intentar mantener siempre unos horarios de levantarse y acostarse para que nuestro sistema digestivo se sincronice con ellos y pida los nutrientes que necesita en cada momento del día de forma equilibrada. Hay estudios que demuestran que las personas que duermen sin ningún tipo estructura horaria suelen comer alimentos más ricos en grasas y azúcares, debido a su desorden horario. Por tanto, un cuerpo que descansa bien le será mucho más fácil tener un sistema digestivo saludable, y la mente y el cuerpo lo agradecerán.

 
 

¡Si te gustó, comparte!
 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR