Efecto de la comida rápida en el sistema inmunológico

Efecto de la comida rápida en el sistema inmunológico

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

 

Cada vez hay más gente que acude a la comida rápida de forma rutinaria como alternativa a falta de tiempo, debido al alto ritmo de vida de nuestra sociedad. Es conocido que un uso frecuente de este tipo de alimentos, conlleva una serie de problemas, tanto a nivel cardiovascular (debido a su densidad calórica, alta en azúcares, sal y grasas transaturadas) como a nivel inmunológico (debido a la interacción de este tipo de sustancias con nuestro sistema digestivo-intestinal).

 

En este artículo, vamos a hablar sobre el efecto de una dieta rica en alimentos ultraprocesados en la salud inmunológica de nuestro organismo.

 
 

INTRODUCCIÓN:

 

Según ha demostrado la ciencia en múltiples estudios, la comida rápida afecta negativamente al sistema inmunológico alterando y provocando una disminución del rendimiento del mismo. Personas que consumen frecuentemente comida rápida son más propensas a padecer distintas problemas inmunológicos a lo largo de su vida.

 

Uno de los estudios más impactantes que muestran como afecta el abuso de comida rápida a nuestro sistema inmunológico es el estudio (1) publicado el 11 de enero de 2018 en la revista Cell por la Universidad Bonn de Alemania que concluye que, seguir una dieta rica en comidas rápidas o “Fast Food” provoca cambios difícilmente reparables en el sistema inmune.

 
Captura
 

EL ESTUDIO:

 

¿QUÉ Y A QUIÉN SE ESTUDIÓ?

 

El estudio se realizó con ratones que tenían alteraciones en los receptores de LDL. Durante un periodo de 30 días, les suministraron una dieta rica en calorías, grasas y azúcares simples y baja en fibra. Esta dieta la denominaron como “dieta occidental”. Pasado estos 30 días empezaron una dieta normal saludable.

 

El objetivo del estudio era observar los cambios inflamatorios que se producían durante el periodo de la dieta occidental en el sistema inmunológico de los roedores.

 

¿QUÉ OBSERVARON?

 

Como ya se conocía en múltiples estudios previos (2) (3), la comida rápida posee un potente efecto inflamatorio para el organismo debido al exceso de grasas saturadas y trans y azúcares simples.

 

Los ratones sufrieron una respuesta inflamatoria sistémica, es decir, un conjunto de fenómenos perjudiciales que producen alteraciones clínicas en la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, en la temperatura corporal y en el recuento de leucocitos (glóbulos blancos)(4). Esta respuesta inflamatoria sistémica desapareció cuando los ratones empezaron con la dieta saludable.

 
1

HASTA AQUÍ TODO NORMAL Y NADA NUEVO, PERO…

 

El estudio, destaca por un posterior análisis genético, que observó que la dieta occidental había provocado cambios heredables en la estructura de las células que impiden que los materiales o sustancias dañinas ingresen en el cuerpo, conocidas científicamente como células de la inmunidad innata. Estos cambios provocan que el ADN de estas células no esté oculto y sea fácilmente accesible.

 

En otras palabras, la “dieta occidental” había provocado cambios perjudiciales, irreparables a corto/medio plazo para las células defensivas de nuestro sistema inmunitario, lo que supone una alteración y una disminución de las funciones inmunológicas.

 

Y ESTO NO ES TODO…

 

Los científicos pudieron observar cómo estas células afectadas, cuando eran sometidas a un agente inflamatorio, respondían de forma exagerada y agresiva, lo que lo atribuyeron a un estado de “alerta”, como si las células conservaran la memória de la inflamación previa.

 
2
 

CONCLUSIONES:

 

Como muestra este estudio, una mala alimentación no solo influye en la salud del sistema inmunológico a corto plazo, sino que también lo hace a largo plazo, provocando daños difícilmente reparables, aún volviendo a una alimentación saludable.

 

Al no ser un estudio realizado con personas, no se trata de un estudio concluyente, pero sí que abre puertas a futuras investigaciones que profundicen más en esta cuestión y puedan determinar su efecto en el cuerpo humano. Hay que recordar que los roedores comparten con nosotros el 99% del genoma por lo que este descubrimiento probablemente también nos afecte a nosotros.

 
 

BIBLIOGRAFIA:

 

1- Christ A, et al. Western Diet Triggers NLRP3-Dependent Innate Immune Reprogramming . Cell. (2018)

 

2- Minihane AM, et al. Low-grade inflammation, diet composition and health: current research evidence and its translation . Br J Nutr. (2015)

 

3- Sears B. Anti-inflammatory Diets . J Am Coll Nutr. (2015)

 

4- https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_respuesta_inflamatoria_sist%C3%A9mica

 
 

¡SI TE GUSTÓ, COMPARTE!

 
 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

SOBRE EL AUTOR

Pau Garcia López

Pau Garcia LópezMi nombre es Pau Garcia López. Siento un gran interés por el mundo de la nutrición y en especial, por los efectos de los alimentos en nuestro organismo. Estudié el grado superior de dietética y al terminarlo me uní a la comunidad de BePMF, de la cual, actualmente formo parte. Me considero una persona que le gusta estar enterado de las últimas noticias, investigaciones y estudios sobre este campo. Y siempre con la idea: Si eres lo que comes, ¿qué te gustaría ser?

AQUÍ TODOS LOS ARTÍCULOS POR Pau Garcia López